Por la interna del Frente de Todos se escurre el futuro de la hidrovía

El Consejo Federal de Hidrovía debería reunir el viernes en Resistencia a ministros enfrentados y a gobernadores con disidencias. Perotti no viaja; el correntino Valdés (UCR) quiere que de la reunión surjan planteos por gasoil y subsidios.

Ignacio Hintermeister

El titular de Interior, Wado de Pedro es cristinista. Alexis Guerrera está al frente de Transporte; le responde a Massa, cuyo Frente Renovador va a un plenario en Mar del Plata exigiéndole separarse del gobierno nacional. Y Daniel Scioli acaba de asumir en Producción con todo el recelo del presidente de Diputados.

¿Pueden coincidir los tres en Resistencia el Viernes para avanzar con el indefinido contrato de largo plazo para el dragado y balizamiento del canal navegable troncal (CNT) del Paraná? Son los tres ministros que integran el Consejo Federal de Hidrovía.

Jorge Capitanich lleva adelante la agenda entre los mandatarios provinciales que integran ese consejo. Creado en 2020 para descentralizar administrativamente el contrato, hasta ahora no ha dado más que pasos simbólicos mientras la tarea de mantener en condiciones el río para que salgan las exportaciones, dependen de un interventor en la Administración General de Puertos.

José Beni, al frente de la AGP (alineado con el Instituto Patria) prometió a principios de mayo los nuevos pliegos de la “licitación corta” (180 días corridos prorrogables, y con un presupuesto oficial estimado de US$80 millones), tras un primer fracaso. Mientras tanto, todo depende de sus contrataciones directas.

Además del mandatario anfitrión, estarán Axel Kicillof (Buenos Aires), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa), Oscar Herrera Ahuad (Misiones) y Gustavo Valdés (Corrientes).

En principio Omar Perotti -tiene actividades pautadas en ATE para el viernes- no viajaría. El santafesino se despegaría así -una vez más- de los intentos del chaqueño por armar una “liga de gobernadores” como expresión alternativa al convulsionado Frente de Todos.

Más allá de los intentos partidarios, el tema Hidrovía tiene a Axel Kicillof agitando la idea de no ir a una licitación larga, y al radical Gustavo Valdéz planteando la necesidad de reclamar desde las provincias a la Casa Rosada por la falta de gasoil y los subsidios al transporte.

Reclamo empresario
Por el lado del sector privado, Gustavo Idígoras -Presidente en Cámara argentina de la industria aceitera y centro de exportadores de cereales- advirtió en las últimas horas que “lamentablemente, en el tema hidrovía estamos en una situación de enorme precariedad. Con solo pensar que tenemos un dragador al que todos los meses se le tiene que renovar el contrato y no sabe si seguirá trabajando”, declaró.

“Es un absurdo total que la única autopista exportadora del país tenga una situación de precariedad de esa naturaleza”, sostuvo el directivo empresario. Subrayó la necesidad de continuar con las tareas de mantenimiento de la vía navegable que garanticen su operación.

Hasta ahora el trabajo de Balizamiento fue adjudicado a Emepa por un año, pero es su ex socia en Hidrovía SA, la compañía Sudamericana de Dragados (de la belga Jan de Nul) la que viene afrontando la contratación mensual de la AGP.

Idígoras solicitó avanzar con los procesos necesarios para dotar al canal navegable troncal de mejoras en su diseño e infraestructura. La etapa “larga” concederá los trabajos por 15 años; el proceso está a cargo del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable, que preside Ariel Sujarchuk (ex intendente de Escobar). Los pliegos para esa licitación definitiva no estarán antes de fin de año.