Construcción con sello propio

La empresa desarrolla obras privadas y públicas en toda la Región Centro, con una probada experiencia de más de tres décadas siendo líderes en construcciones de propiedad horizontal. Un reenfoque hacia líneas premium, desarrollos propios y obras de ingeniería marcan el pulso de un equipo que asume nuevos desafíos en el mundo de la construcción.

Historia de la empresa

-Marcos F. Vigo Lamas, gerente Financiero de Capitel SA.

Capitel tiene 32 años de historia. Se fundó en 1988, por un grupo de profesionales integrado por un ingeniero, abogados y un escribano, que querían brindar un servicio integral a los clientes en los emprendimientos constructivos cuidando las aristas constructivas, jurídicas y notariales, es así que formaron una empresa constructora que ha incursionado en el ámbito público y privado. Comenzaron con desarrollos constructivos públicos, como el edificio para viviendas del Plan Hornerito de UPCN en avenida Gral. López, frente a la Estación Mitre, el Club de Campo de la misma entidad, el Laboratorio de Industrias Farmacéuticas, el Hotel Los Silos, viviendas sociales en Rafaela, creciendo sin problemas. Con el paso del tiempo la empresa incursionó en un producto constructivo propio especializándose en el desarrollo inmobiliario con la construcción de cocheras en la región centro del país, habiendo ya comercializado más de 2.500 cocheras en las ciudades de Santa Fe, Paraná, Córdoba y Rosario, y también en edificios de viviendas y locales comerciales.

A lo largo de la historia es reconocida como una empresa líder en la construcción de edificios de propiedad horizontal, habiendo construido más de 300 mil metros cuadrados. Ese es nuestro fuerte hoy, es nuestro sello. Tenemos como marca la calidad constructiva, el cumplimiento de plazos y costos.

-Joaquín Vigo, gerente Técnico de Capitel SA.

Dentro de la historia de Capitel lo más importante quizás fue lo que vieron esos jóvenes profesionales. Por un lado, era que la gente apuntaba a lo que era el sistema de consorcios para la construcción de edificios y por otro lado que el mundo de la construcción les resultaba apasionante desde el punto de vista de poder terminar el producto que el cliente busca. El gran desafío en ese entonces era poder controlarlo ya que al tercerizarlo quizás no se hubiera podido lograr la calidad que ellos pretendían. Al poder desarrollarlo ellos iban a poder contar con los estándares de construcción deseados, los plazos de entrega acordados y que el producto constructivo pueda envejecer dignamente en el tiempo, lo que es la mejor publicidad en el ámbito de la construcción. Una visión muy grande de jóvenes de 26 años que proyectaban brindar un servicio a largo plazo a pesar de los vaivenes económicos de este país.

Capitel inició su historia teniendo muchos clientes, hasta que en un punto empezó a preguntarse en qué quería profesionalizarse y ahí surge el potenciar la construcción de propiedad horizontal a partir del know-how que tenía la compañía en el rubro. Comprendimos que uno de nuestros clientes necesitaba que nos convirtiésemos en una fábrica de departamentos. Hoy, Capitel está construyendo simultáneamente unos 574 departamentos, teniendo una filosofía y criterio que baja desde el jefe de obra hasta todos los proveedores para poder lograr que todos los departamentos del primero al último tengan la misma calidad constructiva, independientemente sea el 1° A o el 23° B.

¿Por qué elegir a Capitel?

-Marcos Vigo Lamas. Capitel ha logrado un sello propio a partir de su calidez constructiva, cumplimiento de plazos y costos. A veces no suena cómodo ser autorreferencial, pero uno se ha encontrado con muchísima gente que te cuenta que vivió en un departamento construido por Capitel y siempre ponderan la calidad. Y nosotros fuimos mejorando la calidad constructiva con el paso del tiempo, incluso desde la calidad de los materiales, donde nos propusimos el objetivo de alcanzar la norma ISO 9001 Bureau Veritas para la compra y abastecimiento de materiales. Lo hicimos por dos motivos, el primero porque queremos ser lo más transparente posibles en la administración de fondos del cliente, y segundo porque todo el tiempo buscamos mejorar lo que hacemos. Esto involucra a los materiales y también a la mano de obra.

Lo que también resulta muy valorable es que contamos con un equipo multidisciplinario que nos permite tener una metodología de trabajo para construir muchas obras en forma simultánea, logrando así administrar un flujo muy grande y poder cumplir con el cliente en plazos, tiempos, calidad, pero también en la ejecución de esos flujos económicos. Esto genera una garantía desde nuestra parte que le produce tranquilidad al cliente. Nosotros contamos hoy con administradores, contadores, ingenieros, arquitectos, maestros mayores de obras, y un plantel de obra muy bueno.

-Joaquín Vigo. Además de lo que comentaba Marcos, lo que hace la diferencia desde Capitel es el nivel de asesoramiento que tiene además de la experiencia en lo que es construcción. Tenemos el proceso para pedir una habilitación de un edificio de propiedad horizontal como para un proyecto de obra nuevo o un local comercial o una industria. El cliente lo tiene todo solucionado, pero sobre todo se desliga y consigue un ahorro de tiempo muy valioso. Lamentablemente en Argentina es todo muy variable y si uno se demora meses en un trámite municipal o de habilitación las cosas pueden cambiar sobremanera y truncar la viabilidad del proyecto. Capitel cuenta con un know how para lograr que estas cosas no ocurran. Y lo otro saliente es poder ajustar el plazo de obra a la expectativa del cliente, pero también al flujo de fondos, porque además del financiamiento luego viene el gerenciamiento real de la obra y la dirección para lograr la calidad esperada del cliente. Independientemente de la obra que le vamos a hacer, tenemos por filosofía de trabajo el poder brindar al cliente la tranquilidad de que todo va a funcionar. Capitel hoy es una empresa constructora que puede brindar múltiples soluciones cumpliendo las expectativas planteadas por cada cliente. Lo bueno aquí es que en lo que refiere a construcción la obra se puede palpar, y nosotros contamos con una gran experiencia en el cumplimiento de los proyectos.

Diversificación

-Marcos Vigo. Dentro de los horizontes que nos hemos trazado como compañía queremos mejorar lo que ya hemos logrado, pero también nos proponemos la búsqueda de nuevos clientes ya sea para edificios de viviendas de distintos segmentos u otras obras de arquitectura e ingeniería.

Dentro de la diversificación hoy estamos apostando fuertemente a la realización de desarrollos propios en la región centro apuntados al segmente Premium como a otros. En breve surgirán novedades al respecto.

Para destacar recientemente hemos realizado una alianza estratégica con El Carmen Desarrollos Inmobiliarios para construirle un edificio Premium en Boulevard Gálvez de la Ciudad de Santa Fe.

-Joaquín Vigo. Como Constructora en la región centro del país estamos buscando la diverisifación de clientes y tipo de obras, al igual que desarrollos propios Santa Fe, Córdoba y Paraná. Para afrontar estos desafíos es que creamos una nueva área que se llama Gerencia de Obras Civiles, a partir de la cual apuntamos a participar activamente en el ámbito público y también en el ámbito privado para trabajar en obras de arquitectura y de ingeniería. Por ejemplo, en este momento le estamos construyendo la red cloacal al Puerto de Santa Fe, cosa que antes no hacíamos, pero incorporamos personal con nuevos conocimientos. Y es un desafío el hecho de estar capacitados para hacer otro tipo de obras y queremos hacernos fuertes en eso.

Exploración de la Región Centro

  • ¿Cambian las tendencias?

-Joaquín Vigo. Por cantidad de metros cuadrados que tenemos en construcción dentro de la Región Centro podemos tener una buena evaluación de lo que vale un metro cuadrado tanto en lo que es su componente de materiales como de mano de obra como así también conocer lo que demanda el cliente en cada ciudad, los plazos y la calidad esperada. Es así que vemos que hay una tendencia orientada a mejorar la calidad de los materiales puestos en los diferentes espacios, mejorando el confort y la calidad de vida; vislumbrándose en aberturas de alta prestación con DVH, griferías de calidad, nuevas tecnologías en pisos. En lo que respecta a las formas constructivas se ve una orientación a lo semi-industrializado, buscando limitar en las obras las mezclas húmedas preparadas in situ, lo que permite mejorar la calidad y la trazabilidad de lo puesto en obra por tener elaboración industrializada.

-Marcos Vigo. Hoy por hoy tenemos calidad constructiva reconocida que se puede apreciar en los departamentos que construimos para Pilay. Y a partir de esta experiencia en desarrollos estándar es que decidimos también volcarnos a la realización de productos premium, porque también queremos incursionar en estas nuevas tendencias donde se suman montón de factores, sin desatender nuestro fuerte mercado de clase media.


El diferencial de la empresa
-Marcos Vigo. La confianza es la base para que los clientes sigan apostando a Capitel, no solo desde el flujo económico que manejamos sino por el cumplimiento en los plazos a lo largo de los años. Ser confiable en la inversión, en el avance físico de la obra, en el flujo disponible del cliente en el tiempo y la conformidad con el producto final es lo que hace que te sigan eligiendo.

-Joaquín Vigo. En este escenario el producto constructivo tiene una expectativa, pero todo eso se tiene que sostener en el tiempo. Hablando puntualmente de los departamentos que construimos, como para poner un ejemplo, había una expectativa sobre un producto constructivo que nosotros logramos satisfacer durante décadas, el cual incluso hemos ido mejorando y adaptándonos a las nuevas tendencias constructivas y de tecnologías que existen. Siempre estamos atentos a poder mejorar los tiempos de construcción y que al mismo tiempo tiene cierto dinamismo, más allá de que estemos conformes sobre el funcionamiento, pero seguimos reforzando nuestro banco de prueba para poder mejorar nuestro producto final.

En este momento tenemos en construcción 94.000 metros cuadrados -15 edificios en marcha- en toda la región centro y proyectamos para los próximos meses 10 obras más.


Capitel 1° de mayo 1045

Expectativas para segundo semestre

-Marcos Vigo. Lo decimos un poco en broma y un poco en serio, pero creemos que hemos hecho un curso acelerado de gerenciamiento en tiempos de crisis. De todos modos, para el segundo semestre tenemos mucha expectativa siempre y cuando el tema pandemia se maneje bien y evolucione favorablemente para todo el mercado. Con todos los protocolos que hemos presentado y por cómo estamos trabajando actualmente creemos que no deberíamos tener ningún tipo de problemas. Si todo esto continúa por los carriles normales, el segundo semestre pasa a ser más alentador porque tenemos muchos comienzos de obra planificados. Son 10 obras en total que están proyectadas y listas para poner en marcha en toda la Región Centro.

-Joaquín Vigo. La primera expectativa que tenemos para el segundo semestre es poder cumplir con nuestros clientes más allá de la pausa mundial que se ha generado a causa del coronavirus. Es decir que nuestro desafío hoy es cumplir con los plazos establecidos sin que se note el freno que ha tenido la industria de la construcción. Siempre intentamos administrar una obra de la mejor manera, la cual está compuesta por materiales, mano de obra, avance físico y en cómo cuidarle realmente el dinero a nuestros clientes, que es en lo que nos hemos concentrado en este tiempo visto desde una fuerte reingeniería para poder avanzar con los proyectos, aunque haya estado la mano de obra frenada. La empresa Capitel nunca frenó pese al contexto mundial, y lo que queremos es ahora mejorar en estructura y en formación y fidelización del plantel propio.



Responsabilidad Social Empresaria

-Marcos Vigo. Por un lado, tenemos un fuerte compromiso con la formación en lo que es escuelas de oficio. Por otro lado, en lo que respecta a la cultura propia de la empresa que nos han transmitido nuestros fundadores ya que no se trata sólo de hacer negocios y hacer las cosas bien sino también contribuir y poner un granito de arena en los lugares en los cuales te desarrollás, sobre todo como argentinos ya que queremos que el país mejore y salga adelante. Si bien uno como empresario recibe todo tipo de pedidos nuestro enfoque hoy está puesto en dos aspectos que consideramos centrales para erradicar la pobreza: la desnutrición y la educación. Pretendemos que una vez que se haya alimentado y educado, también tenga la posibilidad de formarse en un oficio para poder practicarlo incluso en las obras que uno desarrolla, por lo tanto, así estaremos cerrando un círculo. Sabemos que es un proyecto muy ambicioso, pero nos hemos fijado esa meta como empresa.

-Joaquín Vigo. Esta empresa sabe lo que produce y tiene muy en claro el impacto que genera en la economía. Pero por otro lado no desconoce la realidad que se vive a diario en todo el país y en los barrios en los cuales desarrolla sus obras. Viendo esto, notamos lo que genera la construcción mediante un oficio, que la gente tiene posibilidades de ir desarrollándose en la vida y uno efectivamente ve esos cambios, cómo cuando ve que un operario puede mandar a sus hijos a una escuela técnica. Para que todo este circuito funcione nos propusimos acompañar el inicio de la vida, esos primeros 1.000 días donde el chico tiene que estar alimentado y estimulado. Después, apuntar a que ese cerebro esté educado y que con el paso del tiempo pueda recibir una formación en un oficio. El proyecto sigue luego en darle la posibilidad de que pueda trabajar en una obra ya sea nuestra o no, pero lo fundamental es mostrarle a la sociedad cómo se puede hacer un cambio y que las empresas podemos contribuir a lograrlo.

Entre las fundaciones con las cuales trabajamos podemos mencionar a Akamasoa Argentina que está inspirada en lo realizado por el Padre Pedro Opeka en Madagascar, en donde se busca un abordaje integral de la pobreza a largo plazo. Esperamos que otras empresas de la región apoyen esta causa en www.akamasoaargentina.org.