Industria cárnica: «que el Estado no sea nuevamente un contrapeso para el sector»

Miguel Schiariti propuso un alivio impositivo y reforzar las exportaciones al sudeste asiático para que las ventas “se dupliquen en 5 años”. Hasta mayo la producción de carne creció casi 3% interanual y el consumo por habitante cayó 4% hasta 51 kg/hab/año.


La industria frigorífica podría duplicar las exportaciones de carne vacuna en los próximos 5 años y para ello el sudeste asiático se presenta como el mercado con más posibilidades de traccionar ese crecimiento. Para aprovechar la oportunidad, “es necesario que el Estado no sea nuevamente un contrapeso para el sector”, pidió el titular de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA) Miguel Schiariti en el informe sectorial de mayo. En concreto, propuso un alivio impositivo para el sector con una disminución gradual de los derechos de exportación, la exención de Ingresos Brutos y la eliminación de tasas comunales.

El empresario remarcó que el sector, a pesar de la “insostenible protección a la industria curtidora”, demostró tener capacidad para aportar a la sociedad. Por ejemplo cuenta con 158 mil puestos de trabajo asalariados directos (176 mil si se incluye la venta minorista en el mercado interno) y generó una facturación a la salida de los establecimientos frigoríficos de casi 9 mil millones de dólares en 2019. “De ellos, las exportaciones aportaron el 33%, llegando a un récord de 3 mil millones de dólares, o sea casi 5% de las exportaciones totales de Argentina. Y que esperamos que se dupliquen en 5 años”, indicó.

Para conseguir ese objetivo, dijo, en primer lugar debería ceder la presión fiscal. “Sólo es necesario que el Estado no sea nuevamente un contrapeso para el sector”. Al respecto propuso ir disminuyendo las retenciones a las exportaciones a medida que aumentan las ventas externas, “hasta eliminarlas completamente”. A lo que sumó “terminar definitivamente con el impuesto a los IIBB y eliminar las tasas municipales que son, en realidad un impuesto, dado que no hay servicios prestados por el municipio que las justifiquen”.

Por otro lado señaló la necesidad de trabajar muy fuertemente en la apertura de nuevos mercados en el sudeste asiático. “Existe consenso entre los países productores y exportadores de carnes en que en el sudeste asiático se concentrarán las ventas en los próximos 20 años”.

Schiariti anticipó que este llamado a aumentar la producción y las exportaciones, “seguramente generará fuertes opiniones contrarias con el argumento del desabastecimiento del mercado interno”. Lo que debiera considerarse es que el crecimiento de la producción y de las exportaciones “generará, en principio, un importante aumento en la cantidad demandada de mano de obra, fundamentalmente en la industria”.

“Y para aquellos que argumentarán que dejaremos sin carne a los argentinos, les recordamos que actualmente el consumo de proteínas de origen animal se ubica en 110 kg/hab/año”, agregó.

Desempeño industrial

En cuanto a los indicadores sectoriales de mayo, el reporte de CICCRA destaca que la industria frigorífica faenó un número similar de cabezas al de mayo de 2019 (1,17 millones de cabezas, -0,6%). El crecimiento de la faena de machos volvió a explicarse por la mayor faena de machos (9 meses consecutivos). En tanto, si bien la faena de hembras viene retrocediendo con relación a los picos históricos de 2019 (-5,4% anual), la participación de las hembras en la faena total todavía resulta elevada con respecto al rango considerado consistente con el mantenimiento del rodeo vacuno (49,8%).

En los primeros cinco meses de 2020 se faenaron 5,568 millones de cabezas de hacienda vacuna, es decir 3,3% más que en enero-mayo de 2019. En el mismo lapso se produjo un total de 1,247 millones de tn r/c/h de carne vacuna, es decir 2,9% más que en igual lapso de 2019.

El mercado interno habría absorbido 945,9 mil tn r/c/h en enero-mayo de 2020. Esto representó 75,9% del total producido en el período, 1,3 puntos porcentuales menos que en enero-mayo del año pasado.

El consumo (aparente) per cápita de carne vacuna se ubicó en un promedio de 51,0 kg/año en mayo de 2020, tomando el promedio móvil de los últimos doce meses, lo que arrojó una caída de 4,0% interanual.