Recibidores de granos piden frenar comercio exterior por 15 días

Ante la expansión de la pandemia, un gremio solicitó al presidente Alberto Fernández «la suspensión de toda operatoria de comercio exterior durante 15 días» y reclamó que la actividad sea excluida de la lista de servicios esenciales


La Unión de Recibidores de Granos y Anexos (Urgara) solicitó al presidente Alberto Fernández «la suspensión de toda operatoria de comercio exterior durante 15 días» ante la expansión de la pandemia de coronavirus y reclamó la necesidad de que esa actividad sea excluida de la lista de servicios esenciales, informó hoy la organización sindical.

El secretario general del gremio, Pablo Palacio, envió a Fernández una carta para solicitar «la exclusión de los incisos 13 y 15 del artículo 6 del decreto 297/20 de las exportaciones agropecuarias y del acopio y el movimiento interno y externo de granos y cereales de la lista de servicios esenciales durante el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para no exponer a los trabajadores a posibles contagios», explicó.

“El comercio exterior debe ser considerado para actividades impostergables y como una verdadera excepción a la regla y no como una habilitación para abrir la puerta de casa a los extranjeros de países de riesgo por el solo afán lucrativo de las multinacionales y la necesidad de recaudación estatal”, argumentó el sindicato en la misiva al presidente.

La Urgara explicó que el objetivo de ese decreto es preservar y proteger la salud de los ciudadanos a través de la limitación al máximo de las posibles vías de transmisión del contagio, y señaló que hace algunos días ingresaron al país buques de naciones consideradas de riesgo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como China, Brasil y Chile, «sin que se cumpliesen las medidas de control sanitario y la cuarentena».

El dirigente sindical explicó que la Urgara representa a más de 3 mil trabajadores de los convenios colectivos de control, exportación y puertos privados que cumplen tareas en «la primera línea de contacto», y sostuvo que «el resto de las actividades de los gremios hermanos también está en riesgo en los más de 20 puertos que están operativos».

«Se trata de la puerta de ingreso para el agravamiento del problema, ya que se arriesga la contención de la transmisión y el contagio. Las terminales indicaron al personal que no suba a los buques que lleguen al país, pero ello no es una medida de protección. Y obligan a hacerlo a otros trabajadores de agencia, peritos, estibadores y serenos.

También invita a concurrir a los puertos de forma diaria a unos 10 mil camioneros que, luego de realizar su labor, regresan a sus respectivas provincias, dijo el dirigente gremial.

Palacio respaldó todas las medidas adoptadas por el gobierno nacional a nivel general, por lo que reclamó al primer mandatario la suspensión de la operatoria del comercio exterior para evitar «una catástrofe sanitaria como la que ya ocurre en países europeos».

La Urgara, que integra la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) que lidera Juan Carlos Schmid, enfatizó que «las firmas privadas extranjeras agroexportadoras que lucran con la actividad no puedan estar sobre la salud, la vida y seguridad de los trabajadores».

 

Ecos 365