“Los empresarios constituyen una fuerza fundamental”

Leandro Meneghetti, socio gerente del grupo LA COLMENA SRL, una empresa familiar dedicada 100% a brindar servicios de seguridad privada, limpieza y traslados ejecutivos, se refirió a la situación económica en general y en particular del sector al cual representa.
¿Como ve el futuro de las empresas de servicio?
Muy complicado, la verdad tomando como ejemplo nuestra realidad en el mercado, se está poniendo muy difícil. Las políticas y decisiones de gobiernos, para nosotros han sido devastadoras estos años. En vez de sumar, cada vez estamos restando más, esto trae aparejado la perdida de mano de obra calificada. Espero que con este nuevo gobierno podamos reinventarnos nuevamente, ya que muchos entendemos que las PyMEs en Argentina son el motor de crecimiento. Entiendo que deberíamos tener otro tipo de políticas para así poder diferenciar a las PyMEs de las grandes empresas, los emprendedores deberían ser más apoyados.

¿Qué significa el espíritu emprendedor para usted?
Un amigo dice que, “un empresario es un agente económico dispuesto a tomar riesgos no asegurables”. Creo que en un mundo marcado por los riesgos, los empresarios constituyen una fuerza fundamental. Esto es especialmente en ciertos países como: Argentina, Paraguay y Brasil donde hay más incertidumbre, especialmente en tiempos turbulentos como los que ahora enfrentamos. Además, los empresarios hacen más con menos, desarrollan ideas que mejoran el bienestar de la gente en todo el mundo y, finalmente, los empresarios generan riqueza, crean trabajo y mejoran las condiciones de vida de las comunidades donde operan. La sociedad debe más a los empresarios de lo que generalmente se reconoce.

¿Qué impulsa a un emprendedor?
Me atrevo a decir que hay algo especial en cada empresario y no es necesariamente la búsqueda de dinero como un fin en sí mismo. Es una especie de fuego interior que te impulsa a llevar una vida más difícil e incierta que el resto de las personas. También es la confianza de tener un nuevo proceso para resolver, un problema existente o un producto innovador que puede transformar vidas. Un emprendedor es casi por definición un inconforme, con una necesidad permanente de cambiar las cosas. Cuando tocas esta fibra con la energía y el equipo correctos, a menudo se alcanzan también beneficios financieros. Pero puedo asegurar que el dinero no debería ser un fin en sí mismo.

¿Cuál debe ser el papel del gobierno con respecto a los empresarios?
En Santa Fe decimos “mucho ayuda el que no estorba”. Milton Friedman comentó alguna vez que “la solución del gobierno a un problema es normalmente tan mala como el problema y muy a menudo hace que el problema empeore”. Probablemente tenía razón. Los gobiernos deben seguir la filosofía de “no hacer daño”. La ausencia de burocracia y regulaciones que bloquean a la iniciativa privada puede representar un gran avance para el emprendedor.
Lamentablemente, en América Latina los empresarios han enfrentado increíbles obstáculos durante décadas. En algunos países esta situación ha mejorado un poco y en otros, como Venezuela o Brasil, se ha vuelto mucho más difícil, o imposible, desarrollar actividades empresariales.
Históricamente, en Argentina se han dado dos pasos adelante y un paso atrás en la promoción de los negocios. Sólo cuando los gobiernos están en grandes problemas financieros se toman medidas significativas para apoyar a los emprendedores.

El papel más importante del gobierno es brindar seguridad, garantizar el estado de derecho y un entorno robusto para hacer cumplir los contratos. Desafortunadamente, ninguno de estos elementos está completamente presente en Argentina. Pero como Friedman solía decir: “La manera de resolver las cosas es hacer políticamente rentable que las personas equivocadas hagan lo correcto”.

¿Cuál es el papel de los empresarios en la economía y la sociedad?
Un país sin una robusta cultura empresarial nunca podrá desarrollarse. Los empresarios producen riqueza, impulsan el cambio social, generan empleos y crean y distribuyen bienes y servicios para todo tipo de necesidades de la gente. Además, un número creciente de empresarios está tomando su responsabilidad social muy en serio.
Si los gobiernos fueron la clave para el desarrollo económico en el siglo XIX, los empresarios son la piedra angular de la economía del siglo XXI. La empresa privada ha demostrado ser mucho más eficaz, ágil y eficiente que el gobierno en una creciente gama de actividades humanas.

Crear productos y servicios, que son necesarios para todos los niveles de la sociedad, es una forma muy eficaz de atacar la pobreza. El bien o servicio más caro es el que no está disponible y esto es especialmente cierto en la Base de la Pirámide. Por otro lado, si seguimos atacando a los empresarios y la riqueza que generan, la sociedad será condenada al fracaso: echemos un vistazo a Venezuela.

No todo el mundo está destinado a ser un emprendedor, pero cualquiera que sea tu posición, evita a los burócratas ya que pueden hundir a la empresa -cualquiera que sea su naturaleza-. Si tienes lo que se necesita, sigue adelante con determinación y confianza. Si te caes, levántate, ajusta el rumbo y continúa.