Comités de cuenca: una fórmula público-privada que puede funcionar del agro

Creados hace ya más de 30 años, son para muchos una incógnita, para otros totalmente desconocidos y para algunos un espacio para mejorar el manejo de los recursos hídricos


El 10 de enero de 1986 en el Boletín Oficial provincial se comunicaba que se sancionaba con fuerza de ley la “Constitución de Comités de Cuenca”. Estos organismos pueden actuar como personas jurídicas de derecho y fijar competencia territorial. Creados hace ya más de 30 años, los Comités de Cuenca son para muchos una incógnita, para otros totalmente desconocidos y para algunos un espacio para mejorar el manejo de los recursos hídricos. Desde Ecos365 se buscó analizar y ahondar en el funcionamiento de los mismos para mostrar cómo y de qué manera operan.

El espíritu de los comités es generar un ámbito institucional donde cada región identifica los problemas hídricos, promueve y gestiona la búsqueda de soluciones. Además se trabaja para garantizar la continuidad en el tiempo de este accionar comunitario, permitiendo el desarrollo y capacitación de los dirigentes zonales, al mismo tiempo que se incrementa el nivel de conciencia pública sobre el manejo de los recursos naturales.

Los Comités tienen el trabajo de administrar, en conjunto con los organismos locales y provinciales, el manejo y aprovechamiento de los recursos hídricos que se encuentran dentro de su cuenca. También el mantenimiento de canales y alcantarillas y desmalezamiento, preservando las condiciones de drenaje naturales.

Al comité se le permite cobrar una tasa por hectárea para realizar estos trabajos. La tasa varía dependiendo el territorio pero el valor de la misma oscila entre los 0,5 y 4 litros de gasoil al año por hectárea.

Un dato no menor brindado desde la Secretaría de Recursos Hídricos es que el movimiento del suelo que efectúan los comités tiene para ellos un costo operativo equivalente a un tercio del que tiene una empresa contratada.

Las autoridades de los Comités (presidente, vicepresidente y tesorero) se eligen entre los participantes de la misma, que son: tantos productores cómo tenga la cuenca, más representantes de cada uno de los municipios y comunas que la integran. Tienen un mandato de dos años y cada ejecutivo designa un representante y suplente.

“Los comités son un público-privado más que interesante, las decisiones que se toman están consensuadas entre municipios, productores y la provincia, es importante que se haga en conjunto para no perjudicar productores ni distritos aguas abajo” Comentó Lujan Castellani presidenta del Comité Ejecutivo del Comité Cuenca Arroyo Totoras a Ecos365.

Es fundamental según el decreto que le da su poder de acción, promover la incorporación de manejo adecuado de las aguas que ya están preestablecidas por los organismos competentes.

Anualmente, las autoridades tienen que entregar un “Plan de Trabajo” con detalle de obras a ejecutar y planificación del mantenimiento de la cuenca al área de Cuencas del ministerio de Infraestructura y Transporte para su posterior revisión y aprobación.

“En el caso de nuestro comité tenemos 4 empleados que dependen directamente del mismo, 3 son maquinistas y una persona se dedica exclusivamente al área administrativa; además trabajan brindando servicio profesional dos ingenieros que se abocan a directamente a las obras”, continuó Castellani.

Desde la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia informaron que hay 35 comités de cuenca en la provincia constituidos y 33 en funcionamiento pleno. Desde el año 2016 al 2019 se celebraron 40 convenios entre el Estado provincial y los comités para ejecutar obras y se licitaron públicamente otras 18.

Por último Castellani enfatizó: “Tenemos un pago de tasa por hectárea de un 78% aproximadamente de las boletas que emitimos, tener un acompañamiento por parte del ejecutivo provincial va a ser clave para nosotros,s porque obras de gran magnitud como puentes o alcantarillas de cruce de caminos escapan a nuestros presupuestos”

Frente a todos estos datos “positivos” vale aclarar que no en todos los casos se suelen conformar comités. En algunas regiones la no intención de trabajar en conjunto o el descreimiento de lo público, llevan a que intereses particulares no dejen avanzar una herramienta creada para trabajar mancomunadamente entre públicos y privados bajo la supervisión de un órgano superior.

 

Ecos 365