Inversores inmobiliarios en tiempos de tormentas

El panel de desarrolladores locales en Expoinversiones Rosario planteó la actividad de inversores que impulsan al sector público para dar hábitat a la clase media, en cercanías de la gran ciudad.


Por Ignacio Hintermeister

“En tiempos de tormenta los pajaritos vuelan bajo y las águilas alto”. Pablo Cofano está catalogado como un joven innovador. Citó a Gandhi para explicar por qué hay inversores inmobiliarios dispuestos a poner dinero mientras los compradores se resguardan (o no pueden) en medio de la crisis del país.
“Pero no ponemos el ojo en la crisis sino en las alternativas y las salidas. Buscamos suelos a buenos costos (la crisis es oportunidad) y hacemos propuestas concretas”, dijo. Y señaló que “estamos desarrollando proyectos en 7 localidades del Gran Rosario, en una visión clara de construcción regional. Abordamos a la clase media en oferta de productos que pueda alcanzar al asalariado en su primera vivienda.
“En eso nos estamos enfocando. Vemos muy buenas posibilidades para 2020; hay cambios en Santa Fe (tiene el territorio ordenado hasta 2030 y da seguridades) muy interesantes. El Gran Rosario hace más de 2 años empezó un trabajo entre 26 municipios para ordenar territorio”, lo que facilita la decisión de inversiones.
Cofano fue parte del panel de inversiones inmobiliarias locales en Expoinversiones Rosario. Contó que “afuera hay tres comunas en las que los presidentes comunales charlan con expositores a invertir en terrenos aptos para hoteles, industrias, puertos, parques industriales y logística; con el compromiso de aprobaciones y habilitaciones”.
“Me acostumbré al transporte público. Desde su uso identifico tierras verifico el acceso a servicios. El transporte debe tener una frecuencia de no más de 35 minutos y con este criterio ya estamos haciendo barrios con housing”, señaló. “Hay nuevos sistemas constructivos que ayudan a bajar costos”, explicitó.
El especialista apuntó como problema que de 190 país, la Argentina está en el puesto 174 “con más demoras en trámites”. Pero señaló que son los propios jefes comunales los que se han comprometido en sinergia con la inversión privada.
Incluso habló de la ingeniería para ofrecer cuotas en pesos. Desde lotes en 48 cuotas porque “la clase media no sabe de UVAs ni dólares”. Cofano refirió que “tenemos 5 barrios en cartera después del momento de comprar suelo e invertir en servicios. Y nos han acompañado los inversores a los que no ofrecemos negocios financieros”.

Industrias
Cofano señaló la “oportunidad” que suponen suelos “industriales” cerca de la autopista, promovidos por autoridades locales, a 10 ó 15 dólares el metro cuadrado cuando el valor en zonas aptas para uso fabril (en mercado) puede variar de 500 a 900 dólares. En ambos casos con servicios. “Es una promesa de trabajo para las industrias y de empleo para la gente, lo que significa mejores ciudadanos y mejor hábitat de vida”, señaló.

Invertir a bajo costo para vender más delante
Gustavo Ortolá relató que “el denominador común es la crisis” pero “somos expertos en surfear” sus olas. Ingeniero, desarrollador y corredor, estuvo desde 2006 en origen y desarrollo de Puerto Norte en Rosario, cuando el “no espacio” se definía por “vías muertas y ratas”. Trabajó en Nordelta, en Las Artes de Córdoba y está trabajando en Puerto Madryn.
“Tenemos la oportunidad de metros cuadrados con bajo costo de producción en dólares. Suelos con bajas incidencias; nos asociamos con los dueños de la tierra – no lugares con potencial – y agregamos proyectos que aceleramos con terceros”, sintetizó.
Reconoció que en el mercado actual del país “se vende muy poco los días buenos”, pero rescató que “la mayoría de las grandes ciudades de la Argentina están en proceso de reingeniería del plan urbano. Trabajamos con los intendentes y el capítulo de ventas vendrá más adelante. Lo que hacemos es definir suelos y salir a buscar los socios originantes; el que entra hoy lo hace con valores muy interesantes, nos preparamos con muy buen abordaje de costos”.

Baja mora
El cordobés Damián Luque expuso que en la periferia de Córdoba está sucediendo algo similar al Gran Rosario. Especializado en desarrollos de lotes en zonas de las sierras, comentó que hay “muy bajo” grado de incumplimiento para ventas en cuotas en pesos que ajustan, pero no cargan interés.
“Vamos resguardando ganancias en nuevos loteos”, explicó. Y comentó que en el diseño de su desarrollo se incluyen los pagos de agua desde la cuota 24 y de luz más adelante. “No le buscamos la ganancia a los servicios”, subrayó.