Comienza un período de condiciones óptimas para la siembra del trigo en Santa Fe

Los pronósticos de condiciones climáticas estables para los próximos días en el centro y norte de Santa Fe auguran escenarios óptimos para el trigo, con “perfiles cargados de agua y muy buenas perspectivas para un desarrollo seguro de la siembra y transcurso de la campaña fina”, afirmaron hoy voceros del sector.

De acuerdo con el informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, hasta el momento el proceso de siembra se está desarrollando “a buen ritmo”, aunque en algunas zonas hubo una interrupción de lluvias muy débiles o lloviznas.

De todas formas, esa situación no impidió lograr “un avance de siembra del orden del 84% sobre la intención, lo que representaría unas 315.000 hectáreas”.

El informe da cuenta del fin de ciclo de la soja tardía o de segunda, que tuvo una superficie sembrada de 511.500 hectáreas, una área cosechada de 419.430 hectáreas, un rendimiento promedio de 27,5 quintales por hectárea y una producción de 1.153.529 toneladas.

La superficie no cosechada como consecuencia de los eventos climáticos durante la campaña ascendió a 92.070 hectáreas, señala el informe.

En lo que refiere al algodón, el avance de la cosecha en la zona Este llegó esta semana al 96% de la superficie sembrada, con un incremento de ocho puntos respecto del último informe, y un adelanto de seis puntos porcentuales en comparación con la campaña pasada a esta misma altura.

Los rindes mínimos obtenidos fueron de 10 a 14 quintales por hectárea, y los máximos oscilaron entre 24 y 28 quintales.

En el área algodonera Oeste, luego de un largo período de inactividad, se reanudó la cosecha en algunos lotes “con la decisión de la recolección de cierta cantidad de kilogramos, para así llegar a la amortiguación de ciertos costos asumidos desde el comienzo del ciclo”.

Hasta ahora se avanzó en un 15% de la superficie sembrada en esa zona, con rendimientos promedio mínimos que fueron de 10 a 12 quintales, y máximos de 20 a 21 quintales.

Finalmente, el trabajo da cuenta de la cosecha de sorgo granífero que mantuvo cierto ritmo de avance, y que alcanzaron hasta ahora el 90% de la superficie sembrada.

Los rendimientos promedio oscilaron entre 45 y 50 quintales por hectárea, con minímos de 30 a 32 quintales y máximos de 54 a 56 quintales.