“La actividad económica de Rosario muestra una incipiente recuperación”

El informe de la Fundación del Banco Municipal sobre la economía local señala aún no está definido si se tocó un piso o se entró en una fase de recuperación

El trabajo encabezada por la economista María Inés Navarro explica que en marzo de 2019, la facturación privada local cayó interanualmente -8,6% en términos reales, valor que casi duplica la disminución interanual correspondiente a febrero (-4,5%) y que está levemente por encima, en valores absolutos, de la verificada en enero (-8%). Así, el primer trimestre del año cierra con una caída interanual acumulada de -7,2%. Sin embargo, si se considera el acumulado de los últimos 12 meses, la contracción interanual de la facturación en Rosario se reduce hasta -2,6%, como resultado de las variaciones interanuales positivas de los primeros ocho meses de 2018.

Por ende, dado el buen desempeño de la facturación real local en los primeros meses de dicho año, es de esperar que la misma siga mostrando variaciones interanuales negativas en los próximos meses, debido al efecto de los mayores niveles de facturación tomados como punto de partida.

“A pesar de que es válido realizar comparaciones interanuales utilizando la serie de facturación sin ajuste estacional, las mismas son poco informativas en el análisis coyuntural, dada la fuerte dependencia respecto a los valores observados en el año anterior”, apunta el relevamiento.

De esta forma, para saber si la actividad económica local está acentuando su caída, tocando un piso o entrando en una fase de recuperación, será necesario seguir de cerca las variaciones mensuales del componente de tendencia-ciclo para estudiar el comportamiento de largo plazo de la serie.

En este punto, febrero y marzo de 2019 muestran variaciones mensuales positivas en la tendencia (0,1% y 0,2% respectivamente), lo cual contrasta con los valores negativos observados tempranamente desde marzo de 2018, sugiriendo una incipiente recuperación de la actividad económica local.

De seguir este patrón de comportamiento, la tendencia podría ubicarse en los próximos meses en valores similares a los de fines de 2016 y principios de 2017.

Por último, debe destacarse el cambio que la facturación privada experimentó en su estructura durante los últimos años.

Así, mientras que en el primer trimestre de 2011 los sectores Comercio e Industria Manufacturera tienen participaciones de 44,4% y 24% respectivamente, en el primer trimestre de 2019 las mismas se reducen en 5 p.p. aproximadamente.

Esto tiene su correlato en el notable aumento de la participación del sector Servicios privados, que pasa de 27,7% a 37,3% en el período antes mencionado, así como también en el leve incremento del sector Construcción (3,5% a 4,2%).

Por su parte, las actividades primarias mantienen una escasa participación de 0,3%, sin cambios perceptibles respecto al primer trimestre de 2011. Es importante destacar que estos cambios se han dado en el contexto de un crecimiento de la facturación real anual de 4,8% entre 2011 y 2018, con una tasa de crecimiento promedio anual de 0,7% aproximadamente