Preparan contrarreloj los nuevos Precios Cuidados

Se agregarán opciones de los productos más demandados. El Gobierno peleaba con supermercados por márgenes de ganancia. Cristina pidió retoques. El acuerdo vence hoy.

La Secretaría de Comercio Interior trabajaba el fin de semana contrarreloj para lanzar a comienzos de esta semana la remake de los Precios Cuidados. Según trascendió, el Gobierno permitirá subas puntuales de alrededor del 5% siempre que los proveedores puedan justificar aumentos de costos y exigió la incorporación de más marcas para los productos más demandados, como la harina o la yerba.
Luego de semanas de tensas negociaciones, la Secretaría de Augusto Costa y los supermercados habían llegado el viernes a un principio de acuerdo. Ese mismo día, el funcionario llevó la lista con los nuevos precios a la presidenta Cristina Fernández, que le pidió modificaciones.
El acuerdo de Precios Cuidados es anual, pero con revisiones trimestrales en función del aumento de costos. La primera de ellas está estipulada para hoy, cuando comience formalmente el segundo trimestre del convenio que firmaron el Gobierno, supermercados y grandes proveedores. Sin embargo, el relanzamiento podría aplazarse para mañana. Fuentes oficiales y del sector empresario confirmaron que, de todos modos, más allá del anuncio seguirán trabajándose los detalles finos del nuevo listado de precios y productos.
La intención oficial fue, desde un primer momento, ampliar la oferta de 194 artículos de la actualidad y extenderla a alrededor de 250. Y permitir subas mínimas y puntuales en algunos productos, siempre en función de un justificado aumento de costos. En sus primeras reuniones, los supermercados rechazaron incorporar productos y pidieron aumentos de precios, sobre todo por incrementos en logística. Costa rechazó esa postura e insistió en la incorporación de más marcas en la canasta de productos, para que la presión de abastecimiento no recaiga en un solo proveedor. El Ejecutivo también quiere mostrar que algunos ítems bajan de precio. En particular, apunta a las frutas y verduras de estación.
El Gobierno pidió a los proveedores que enviaran listas de precios mayoristas y valores sugeridos al público y hasta el viernes no habían sido objetados. Las discusiones se dieron, sobre todo, en el margen de ganancia de los supermercados. También en la incorporación de nuevos proveedores, muchos de ellos pymes, cuya capacidad de abastecer a los grandes centros de consumo a nivel nacional está en duda.
Supermercadistas, proveedores y el Gobierno acordaron incorporar nuevos productos. Algo así ya había ocurrido con la yerba mate. El paquete de un kilo de Amanda, que concentraba apenas el 8% del mercado, fue sobredemandado y se anunció la suma de más oferta. Algo similar ocurrirá con la harina y algunos lácteos, entre otros.