Se derrumbó casi 35% la cosecha de algodón en Santa Fe

La Niña tuvo un efecto devastador en la campaña algodonera santafesina, que se derrumbó casi un 35% respecto de la anterior, según el reporte final que elaboró el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, al darse por finalizada uno de los procesos de recolección más prolongados que tuvo el cultivo en la provincia.

Pese a que en el último ciclo la superficie sembrada creció casi un 5%, desde las 49.850 hectáreas de la campaña 2020/21 hasta las 52.300 del año pasado, el volumen recolectado de algodón bruto disminuyó 42.408 toneladas. El número final de este año fue 80.000 toneladas, contra las 122.408 toneladas de la campaña anterior.

La sequía primero y luego heladas tempranas fueron las causas principales que conspiraron contra los rendimientos del cultivo, que resultaron casi 900kg por hectárea o un 36% inferiores al ciclo previo, al cerrar en un promedio de 1.574kg/ha contra los 2.468kg/ha de la campaña 2020/21.

A la salida del verano, época en que la cosecha debiera estar muy adelantada, muchos productores santafesinos decidieron apostar a una segunda floración del cultivo ante los magros resultados que veían en sus campos. Sin embargo, esa jugada fracasó por efecto de las heladas tempranas y las malas condiciones climáticas del otoño; y, a fines de julio, el SEA anticipó que “el 90 % de los lotes rebrotados durante el mes de mayo no serían cosechados”.

Esto lotes rebrotados se clasificaron dos grupos: los que en febrero continuaron con la apertura de las cápsulas y se cosecharon a medida que el proceso de maduración se completó; y los de marzo, cuyas cápsulas no se abrieron y quedaron con mucha humedad, porque las plantas fueron afectadas por las heladas del mes de mayo, no completaron su ciclo y se secaron anticipadamente.

“Además, la menor cantidad de horas luz, la nubosidad imperante y la elevada humedad ambiente dificultaron el proceso de recolección. Por lo que se estimó que el 90 % de los lotes rebrotados durante el mes de mayo, no serían cosechados”, había estimado el SEA.

En el reporte final de la campaña 2021/22, dado a conocer el miércoles 7 de septiembre, 80 días más tarde que el cierre de la anterior, comunicado el 29 de junio de 2021. Probablemente, la de este año haya sido la cosecha algodonera más larga de la historia santafesina.

El balance del SEA indica que hubo “variadas condiciones en el inicio de la siembra, en cuanto a disponibilidad de agua útil, que no incidieron en el logro de un aumento de 2.450 ha en la superficie implantada, que alcanzó las 52.300 ha.”

La descripción del ciclo incluye “escenarios ambientales propicios, con valores adecuados de temperatura, radiación y humedad” en los inicios. Sin embargo, “los altos registros térmicos y la ausencia de precipitaciones en los primeros 10 días de enero del 2022, impactaron en el cultivo, condicionándolo.” 

Al momento de iniciar la recolección las tareas no tuvieron mayores inconvenientes, con buenos a regulares rendimientos, que se realizó en dos meses. Pero “luego se prolongó tres meses más, como consecuencia de las condiciones climáticas que reinaron” y que implicó el rebrote con dos etapas de floración y fructificación. Los resultados finales se consideraron “regulares”, y se reflejan en una disminución del rendimiento promedio de 8,94 qq/ha, en comparación a la campaña 2020/2021″.