Tilcara: alegre, mágica y espiritual

Este bello y antiguo pueblo se ubica en el corazón de la Quebrada de Humahuaca, en la confluencia del río Grande, que recorre toda la Quebrada de Humahuaca y el río Huasamayo. Forma parte del departamento de Tilcara junto con otras localidades como Juella, Sumajpacha, Maimará y Huacalera.


A diferencia de los demás pueblos de la Quebrada, Tilcara se emplaza sobre la margen derecha del Río Grande y para ingresar a ella debe atravesar un puente que conecta la ruta con el pueblo. Uno de los atractivos turísticos de mayor importancia es el Pucará, sitio arqueológico prehispánico. Tilcara se caracteriza por sus fiestas, reuniones, celebraciones y espectáculos culturales “Tilcara: alegre, mágica y espiritual”.
Es el pueblo de la Quebrada de Humahuaca que concentra la mayor oferta de servicios turísticos.


Qué hacer en Tilcara
•Visita tradicional por el pueblo de Tilcara: Por la iglesia histórica de Tilcara, plena de reliquias y tradiciones. En Semana Santa se pueden observar expresiones de fe incomparables con las procesiones y su arte efímero o ermitas alegóricas a los momentos religiosos y sociales.


•Iglesia de la Virgen de Rosario y San Francisco de Asís: Diferente al patrón colonial de una plaza principal enfrentados a la Iglesia y el cabildo, este sencillo templo se encuentra a una cuadra de la plaza, nació a fines del siglo XVII por el deseo del padre Joseph Alexo de Alverro y cuenta con gran cantidad de obras de gran valor artístico. Seis cuadros de la escuela cuzqueña visten sus paredes, un Cristo articulado del siglo XVIII, verdadera obra de arte que combina técnicas de culturas occidentales y originarias en madera y pasta nácar, hueso y cuero.


En ella también descansan los restos del coronel Manuel Álvarez Prado, defensor de la tierra Tilcareña frente al invasor español durante las guerras por la independencia. En 1941 fue declarada Monumento Histórico Nacional.


•Casa donde velaron los restos del General Juan Galo Lavalle: En diagonal a la plaza, se encuentra una casa histórica. Las crónicas militares y la historia oral tilcareña dan cuenta que por ahí, en 1841, pasaron en su larga huida hacia el norte los últimos restos del Ejército Unitario, llevando a su caído General Juan Galo Lavalle, muerto días atrás en San Salvador de Jujuy.
Cuenta el relato que la población no quería que en el pueblo quedara vagando esa alma en pena, así que por piedad realizaron el velatorio de sus descarnados restos, con todo el ornato que merecía el legendario militar.


•Visita de Cueva del Wayra (del Viento): Distante a 3 km del pueblo de Tilcara se encuentra la comunidad Cueva del Inca. Los guías de la comunidad invitan a conocer y a experimentar una vivencia única mágica y espiritual. Caminatas rodeadas de un armonioso paisaje natural, conociendo la historia Ancestral.


Las Cuevas del Wayra se encuentran a 2900 msnm aproximadamente, para llegar a ellas se debe atravesar parajes naturales y serranos donde se puede observar flora y fauna autóctona, y sorprendentes formaciones geológicas por un camino de herradura que se asciende por la Quebrada de Sarahuaico.

El sendero a las cuevas atraviesa un gran sitio arqueológico que aparentemente fue habitado por los constructores del posterior Pucará de Tilcara. Desde el yacimiento se pueden apreciar formaciones rocosas y piedras volcánicas, rodeadas de grandes cardones y arbustos rastreros.


La creencia popular es que la cueva era un lugar sagrado y que los sabios ancestros se internaban en la profundidad de la cueva y buscaban silencio y aislamiento para escuchar las voces de la tierra y tener revelaciones.

•Pucará de Tilcara: El término «Pucará» significa «Fortaleza o fortificación» en quechua. El Pucará de Tilcara es uno de los numerosos poblados prehispánicos que se ubican a lo largo de la Quebrada Jujeña. Este sitio arqueológico se encuentra ubicado sobre un cerro a 70 metros de altura aproximadamente en la margen izquierda del Río Grande, fue ocupado entre el año 1000 dC hasta la llegada de los españoles y ocupa aproximadamente 18 Ha.


•Museo de las Ermitas de Tilcara: «El Museo de las Ermitas” ubicado en calle Rivadavia, entre Jujuy y Ambrosetti, a tan solo dos cuadras de la Plaza principal de Tilcara, sitio cultural privado a disposición de los turistas durante todo el año. En Semana Santa, se muestran en «cuadros» realizados con elementos naturales, por ejemplo: semillas, flores, tierra de colores, frutos secos, etc. de las diferentes estaciones del Vía Crucis vivido por Jesús antes de su Crucifixión.


Pasada esta fecha dichas producciones se pueden observar en este Museo de las Ermitas. Algunas de ellas son San José y la Virgen, La Virgen María y el Niño, El bautismo de Cristo, La Santísima Trinidad, La resurrección de Cristo, La entrada triunfal a Jerusalén, El sermón en el monte, El Calvario, El descendimiento de la Cruz, La transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo, entre otros.


Para la contratación de guías locales puede consultar en la Oficina de Información Turística de Tilcara que se sitúan al lado del Hotel de Turismo Tilcara. Si el paseo lo realiza a través de agencias de viajes, ellos con seguridad tomarán las precauciones necesarias.


Museo Arqueológico y Antropológico “Dr. Eduardo Casanova”: Ofrece una visión integradora del pasado de nuestra región a través de la cultura material de las sociedades que habitaron este territorio en tiempos prehispánicos. Asimismo, desde una mirada antropológica, se abordan algunas problemáticas sociales actuales y ocurridas a mediados del S. XX en el Noroeste Argentino

Una de las principales finalidades de este museo es compartir con la comunidad los resultados de las investigaciones desarrolladas en el Instituto Interdisciplinario Tilcara con el propósito de contribuir al conocimiento del pasado y promover la revalorización cultural del patrimonio local.


El Museo fue fundado en 1968. Se encuentra ubicado en la calle Belgrano N° 445. Es posible realizar su vista durante todo el año, siempre que la Facultad de Filosofía y Letras de las UBA lo permita.

•Garganta del Diablo: Es un accidente geográfico conformado por movimientos de placas tectónicas que forman un gran cañón donde se encuentran restos paleontológicos petrificados. Las imponentes paredes de roca se elevan hacia el cielo encauzando el Río Huasamayo. Una hermosa cascada se muestra al final del camino.


Se encuentra ubicada a 5 km desde el centro del pueblo de Tilcara a través de un camino en el que se puede apreciar un paisaje único que va cambiando de color de acuerdo a la hora que lo recorra, con increíbles vistas.


Para quienes prefieran ir en vehículo, pueden hacerlo por un camino de herradura, distante a unos 8 km de distancia de Tilcara. Bajando hacia la izquierda nos encontramos con el lecho del Río Huasamayo. Caminando por el río, encontramos a casi medio kilómetro el fin del camino, la cascada de unos 18 metros de altura.

La Garganta del diablo puede ser visitada durante todo el año. Se deben tomar precauciones cuando se quiera ir luego de una tormenta el día anterior.