La siembra recuperó el ritmo

Favorecidos por las óptimas condiciones de la cama de siembra, el maíz temprano y el girasol sumaron una importante cantidad de hectáreas.

Como consecuencia de las precipitaciones registradas la semana anterior, con el transcurso de los días fue se intensificó el movimiento de equipos y sembradoras, favorecido por las óptimas condiciones de la cama de siembra.

Así el cultivo de girasol y de maíz temprano sumaron una importante cantidad de ha, con un incremento de 50 y 48 puntos intersemanales, respectivamente. Implantándose hasta la fecha, unas 77.390 ha del primero y 64.260 ha del segundo, indicó el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas.


La semana anterior el mayor favorecido climáticamente había sido el trigo, con una respuesta muy rápida de todos los cultivares, situación que nuevamente se observó en la semana, una mejora significativa de sus cualidades, así un 93 % de ellos se verificó en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes y un 7 % bueno a regular.

Trigo

Muy buena reacción experimentaron los trigales, revirtiendo su situación. Se observaron mejoras en todos los indicadores, desarrollo foliar, cambio de coloración (verdes más intensos), buena cantidad de macollos y buenas estructuras de las plantas. Por ello, las expectativas se mantuvieron y se centraron en los potenciales valores de los futuros rendimientos del cereal. Hasta la fecha no se detectaron plagas ni enfermedades.

Girasol

Se reactivó plenamente el proceso de siembra del girasol por los favorables escenarios ambientales en toda el área específica, integrada por los departamentos del norte y centro santafesino. Lo implantado hasta la fecha alcanzó un 71 % de la intención de siembra estimada, unas 77.390 ha. Los estados vegetativos de los sembradíos de la primera etapa, continuaron siendo muy buenos, con la totalidad de los lotes emergidos, sin impedimentos, beneficiados por las precipitaciones, avanzando en un normal crecimiento y desarrollo vegetativo. En cuanto al estado sanitario, hasta el momento no se presentaron plagas ni enfermedades, pero continuó el monitoreo de los predios, por posible presencia de orugas cortadoras (Agrotis spp).