Entre abril y diciembre de 2020 se incorporaron 2,8 millones de personas al empleo

Según un relevamiento del Ministerio de Trabajo, estas incorporaciones permitiron reducir sensiblemente la tasa de desempleo del 13,1% al 11%.

Entre el segundo y el cuarto trimestre de 2020, 2,8 millones de personas se incorporaron al empleo, lo que permitió reducir sensiblemente la tasa de desempleo del 13,1% al 11%, a pesar de verificarse una fuerte incorporación de personas al mercado de trabajo, según reveló un informe del Ministerio de Trabajo.

El documento indicó que en ese período, creció la cantidad de ocupados en todas las ramas de actividad con excepción de la administración pública, donde se mantuvo estable. Las ramas de actividad que mayor recuperación tuvieron fueron la construcción, (+75,6%); servicios comunitarios, sociales y personales, (+44%); la industria manufacturera (+29,7%); y el trabajo doméstico en casas particulares (+24,4%).

En la comparación interanual, “cinco ramas de actividad ya superaron la cantidad de ocupados que tenían a fines del año 2019: construcción, industria, servicios sociales y de salud, servicios financieros y a las empresas y enseñanza”.

Más adelante, el informe de la cartera laboral destaca que “a pesar de esta rápida recuperación iniciada en el trimestre anterior, el impacto de la pandemia en el mercado de trabajo fue de tal magnitud, que en la comparación interanual la cantidad de personas ocupadas aún es inferior (-4,5%) y la cantidad de desocupados es superior (+18,7%)”.

No obstante, es evidente que los efectos de la pandemia aún persisten pero en una magnitud muy inferior a lo observado en los trimestres anteriores. En el segundo trimestre la contracción de la población ocupada alcanzaba al 19,6%, mientras que en el cuarto trimestre la caída era del 4%.

En las oficinas del ministro Claudio Moroni consideran que “los efectos de la pandemia sobre el mercado de trabajo se hicieron sentir en todos los países del mundo y en América Latina, en particular, han sido especialmente significativos dada la existencia de mercados segmentados con alta incidencia de informalidad laboral. El aislamiento social producto de la pandemia condicionó principalmente al trabajo más precario y de subsistencia, ya sea asalariado o independiente, haciendo que en el segundo trimestre de 2020 muchas personas pierdan sus ocupaciones y se retiren del mercado de trabajo, pasando a la inactividad o se identifiquen como desocupados”.

“En la comparación interanual del cuarto trimestre de 2020, la cantidad de personas ocupadas cayó un 4,5% en Argentina, mientras que en Chile cayó un 12%, en Brasil un 9% y en Perú 8%; en cambio tanto en Uruguay como en Paraguay la contracción fue menor”, remarca el informe oficial.

La cartera laboral puntualizó que “con respecto a la evolución del desempleo, la Argentina es el país con menor crecimiento interanual de la población desocupada. En efecto, en nuestro país, el incremento de la desocupación alcanzó al 19%; mientras que en Perú creció un 91%, en Paraguay un 42%, en Chile un 33%, y en Brasil un 20%”.

Asimismo, en el cuarto trimestre de 2020, ciertos segmentos ocupacionales superaron el nivel de ocupación verificado en el mismo trimestre del año anterior. Este es el caso del trabajo no asalariado que presenta un incremento interanual en el número de ocupados del 3%, y de un conjunto de sectores de actividad, como la Industria, la Construcción y los servicios Sociales y de Salud, concluye el informe.

Télam