Análisis “socialista” sobre las cuentas santafesinas en 2020

Clara García y Gonzalo Saglione evaluaron la rendición de cuentas de la Casa Gris, elevada por el gobierno actual en cumplimiento de la ley de Responsabilidad Fiscal.

Por Ignacio Hintermeister

“Dijeron que la deuda flotante condiciona la gestión de gobierno y la aumentaron en términos nominales, en términos reales y en términos relativos”. La diputada socialista Clara García y el ex ministro de Economía, Gonzalo Saglione, presentaron una evaluación sobre el informe de las cuentas oficiales 2020 del gobierno de Santa Fe.

En su análisis la legisladora y el asesor del principal bloque de la oposición, detallaron que se trata de una evaluación en base a los números que la Casa Gris elevó en cumplimiento de la ley de Responsabilidad Fiscal.

Al 31 de diciembre de 2019 la deuda flotante de Santa Fe era de $28.581 millones, y un año más tarde de $41.142 millones, “una variación del 44%, por encima de la inflación”, apuntaron los dirigentes socialistas recordando que Walter Agosto cuestionaba ese tipo de deuda por atentar contra la capacidad del Estado para prestar servicios esenciales.

Añadieron que “como el gasto total creció mucho menos que el 44% de un año al otro, aumentó su peso relativo en el total de gastos ejecutado: pasó de 9,94% en 2019 a 11,4% en 2020”.

Resteco del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (Fuco) que reúne todas las cuentas del Estado provincial, los socialistas refirieron a las críticas del oficialismo al asumir su gestión; “dijeron que el Fuco estaba vacío, pero no lo recompusieron pese a tener herramientas para hacerlo.

“Al 31/12/2019 era de $16.450 millones y al 31/12/2020 $14.865 millones, una variación -$1.585 millones”, explicaron. Y recordaron que “la ley 13.977 de Necesidad Pública autorizó un endeudamiento de hasta $16.000 millones para recomponer el Fuco. Se tomaron préstamos por $7.000 millones; sin embargo, la ‘deuda’ con el Fuco no se redujo en esa cantidad”.

Aclararon tanto García como Saglione que no cuestionan tomar crédito del Estado mismo, lo que supone no pagar tasas de interés, y en cambio criticaron haberlo hecho con costo financiero sin recomponer el Fuco y manteniendo la deuda.


“Gasto x 21,5 veces”

Sobre la estrategia de financiamiento, la diputada García y el ex ministro Saglione recordaron: “dijeron que pedir adelantos al agente financiero (el Banco de Santa Fe) era muy oneroso, pero el gasto en intereses para el financiamiento se multiplicó por 21,5 veces.

“En 2020 -detallaron- el gobierno provincial pagó intereses para contar con liquidez por $2.072,7 millones; en 2019, el gobierno provincial pagó $96 millones de intereses por adelantos bancarios de 3 o 4 días hábiles durante algunos meses del año. Así, el gasto en intereses para la gestión financiera del tesoro provincial se multiplicó de un año al otro” según el siguiente detalle: Banco de Santa Fe: $1.089,5 millones; Banco Nación $260 millones y Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincia: $723,3 millones”.


Contratistas y proveedores

Siempre tomando como base el informe de la Casa Gris, los dirigentes socialistas detallaron que “a través del presupuesto 2020 y la ley 13.977 de Necesidad Pública, se autorizó a consolidar un monto (deuda con contratistas y proveedores) de hasta $8.700 millones. El gobierno creó un programa por $6.000 millones para cancelar $1.500 con cheques de pago diferido, y $4.500 con títulos públicos provinciales.

“Al 31/12/2020 se entregaron: cheques de pago diferido por $635,3 millones y títulos títulos públicos por $1.769,5 millones. Es un monto total de $2.404,8 millones, es decir que la deuda flotante consolidada es menos de la mitad de lo anunciado por el gobierno provincial” cuando asumió la gestión.

“Dijeron que la deuda con contratistas y proveedores superaba los $6.000 millones pero el monto efectivamente consolidado es menos de la mitad de esa cifra”, señalaron. Ante la consulta, dijeron desconocer si otros acreedores de la provincia optaron por no negociar y decidieron iniciar una demanda judicial.



Dicen los números
“A diciembre de 2019, toda la deuda que teníamos con los proveedores y contratistas era de carácter flotante, no había deuda consolidada. Al cierre 2020, se redujo la deuda flotante con proveedores y contratistas, pero se incrementó la deuda consolidada. Cuando miramos la deuda total con proveedores y contratistas, con respecto al cierre de 2019 aumentó un 19,2%”, señalaron García y Saglione en su informe. Las cifras 2019: deuda flotante de $6.804,20; 2020: deuda flotante de