Los dos dígitos de desocupación prometen quedarse en Santa Fe

Los aglomerados de la capital provincial y del gran Rosario necesitarían que la economía crezca anualmente hasta casi 7 % anual en dos años, para bajar el problema en 2022.

Por Ignacio Hintermeister

La economía nacional debería crecer poco menos que “a tasas chinas” para que los aglomerados del Gran Santa Fe y Gran Rosario vuelva a tener una desocupación de un dígito, según calculó la consultora P&G que dirigen Gonzalo Saglione y Pablo Olivares.

El trabajo se pregunta “a qué tasa debería crecer el PBI en los años 2021 y 2022 para que en este último año se logren tasas de desocupación abierta de un dígito en sendos aglomerados.

“La respuesta es que se debería crecer al 5,75% anual en los años 2021 y 2022 para lograr una tasa de desocupación abierta de un dígito en el aglomerado Gran Rosario, o a una tasa (de crecimiento) del 6,95% para que la tasa de desocupación abierta de un dígito se logre en ambos aglomerados”.

Para un escenario de crecimiento menor, los economistas calculan que en el año 2023 las tasas de desocupación abierta “continuarían en niveles de 2 dígitos.

“Si en los años posteriores a 2023 se continuara creciendo a la tasa” prevista por Economía en sus proyecciones, “recién se lograrían tasas de desocupación abierta de un dígito en el año 2025 para el aglomerado Gran Rosario y en el año 2026 para el aglomerado Gran Santa Fe”.

Duro escenario

Al repasar los recientes datos del Indec, los ex funcionarios del gobierno socialista santafesino señalaron que “el Gran Santa Fe muestra, en el segundo trimestre de 2020, una tasa de desempleo del 20,3% y el Gran Rosario del 17,9%, muy por encima de los registros para el promedio nacional, como así también aumentando interanualmente mucho más que en el resto del país.

“En el Gran Rosario -añadieron- hace ya 3 años un tercio de la población económicamente activa se va moviendo entre los tres problemas de empleo antes señalados (desempleado, subempleado u ocupado demandante) y las estadísticas del segundo trimestre de 2020 muestran un agravamiento del tipo de dificultad laboral exhibida por los trabajadores (ocupados demandantes que pasan a ser subocupados o desocupados, y subocupados que pasan a ser desocupados)”.

Reseñan los especialistas que “cuando se focaliza la mirada sobre la economía santafesina, se observa que hasta 2019 el empleo privado venía mostrando una mejor performance que el total nacional y que, si bien caía en las comparaciones interanuales, lo hacía a una tasa más reducida que lo observado en el resto del país.

“En ese marco -añaden- la recesión 2018-2019 empezaba a reflejarse en tenues incrementos en las tasas de desempleo. Ahora bien, con los datos del mercado laboral del Gran Santa Fe y Gran Rosario difundidos por el Indec para el segundo trimestre de 2020, se observa un deterioro mucho más marcado, que parcialmente se explica por una tendencia pre pandemia (primer trimestre 2020) y en parte por acontecido a partir de la entrada en escena de ésta”.

Pobre perspectiva

“La economía argentina exhibe una muy pobre performance en materia de actividad económica durante la última década y, a diferencia de lo que puede observarse en la mayoría de nuestros países vecinos, el PIB de 2019 es apenas ligeramente superior al de 2010.


“Este estancamiento -expone el resumen ejecutivo de P&G- ha virado hacia una caída significativa en los tres últimos años, que se ha profundizado en este 2020 como consecuencia de la pandemia COVID-19 y las medidas adoptadas como respuesta a ésta”.


Añade que según las proyecciones del presupuesto nacional 2021, Argentina demorará tres años en recuperar la caída que su actividad económica va a registrar durante el 2020. “Recién en 2023 retomaríamos los niveles de producción de 2019, un mal año en materia económica en el que se produjo casi lo mismo que en 2010.
“Es evidente que esta caída en la actividad económica tiene su correlato en los indicadores del mercado laboral (empleo, desempleo, subocupación, etc.)”.

Gran Santa Fe

“En el Gran Santa Fe, la población económicamente activa con problemas de empleo ha aumentado desde un 17% en 2017 a un 29,2% en 2020”, dice el análisis de P&G. “En el Gran Santa Fe, por cada 10 personas que en el 2do trimestre de 2017 estaban desocupadas, subocupadas u ocupadas demandantes en los últimos 3 años se agregaron otras 7 personas más.