Se sembró con trigo el 92% de la superficie estimada

Los registros pluviométricos -que fluctuaron entre 01 a 05 mm- condicionaron nuevamente las diferentes actividades en su progreso, ritmo, heterogeneidad e irregularidad, según regiones.

La implantación de trigos de ciclos cortos, fue la actividad agrícola que se efectuó en mayor proporción, según lo resaltó el informe que sobre estimaciones agrícolas, para los departamentos del centro-norte provincial, difundió la Bolsa de Comercio de Santa Fe (Bcsf).

Lo cultivado hasta la fecha, continuó manifestando una muy buena germinación, desarrollo y buen stand de plantas, por unidad de superficie. En los predios sembrados en los últimos días, en los sectores extremos, norte – sur del área, se observaron complicaciones en la emergencia y una pequeña disminución en el stand de plantas en pocos lotes, situación que se seguiría monitoreando.

Por otra parte, continuó el proceso de cosecha del único y último cultivo de la campaña 2019/2020, maíz tardío, siendo muy dispar en cada departamento, regulado por los porcentajes de humedad ambiente y de grano, que se registraron.

DETALLE DE LOS CULTIVOS

-Maíz tardío: El proceso de cosecha en general, logró un avance del 40%, con un ascenso semanal de 8 puntos y un adelanto de 10, en comparación al mismo período, de la campaña pasada. En la zona norte, comprendida por los departamentos: 9 de Julio, General Obligado, Vera y norte de San Javier, los rendimientos promedios fluctuaron entre 5-15.40 qq/ha y máximos en lotes puntuales de 55 qq/ha.

En la zona centro, comprendida por los departamentos: San Justo, San Cristóbal, Castellanos, sur de San Javier, Las Colonias y La Capital, los rendimientos promedios fluctuaron entre 55 y 68 qq/ha y máximos en lotes puntuales de 70 qq/ha. En la zona sur, departamentos San Martín y San Jerónimo, los rendimientos promedios fluctuaron entre 65 y 70 qq/ha t máximos en lotes puntuales de 80 qq/ha.

Hasta la fecha, el estado sanitario continuó siendo bueno, sin problemas relevantes.

-Trigo: El proceso de siembra de trigo, ciclo corto, continuó con ritmo medio a lento, como consecuencia de los altos porcentajes de humedad ambiente. Se mantiene lo enunciado en un informe anterior: “La intención de siembra, según se estimó, tendría una disminución del orden del 6 al 8 % en relación a la superficie sembrada en la campaña 2019, que fue de 378.000 ha”. El SEA consignó que secosecharon 86.350 hectáreas de maíz tardío, es decir el 40% del área implantada y que se llevan sembradas 322.920 hectáreas con trigo, 92% del área estimada.

Datos del Usda

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) presentó el informe de Oferta y Demanda Global de julio. Los datos estuvieron mayormente en linea con la expectativa del mercado, por lo que no cambiaron la tendencia con la que venían operando soja, trigo y maíz. Actualmente la soja y el maíz caen US$ 2,57 y US$ 3 respectivamente, llegando a US$ 351 y US$ 137. Por otro lado, el trigo sube US$ 2,57 a US$ 195.

El USDA estimó una cosecha de 381 millones de toneladas, contra 406,3 millones que habían sido informados en el reporte anterior. Por otro lado, hubo un ajuste positivo para la cosecha de soja, aunque menor al esperado por los operadores. En trigo también se ajustó la producción norteamericana, aunque por debajo de la expectativa.

Lo que espera Brasil

Brasil espera que la producción de granos alcance las 251.4 millones de toneladas. Según datos oficiales en el primer semestre de este año, el país exportó 60,3 millones de toneladas de granos, un aumento del 38% en comparación con el mismo período del año pasado.

En este período, se estimó la mayor cosecha jamás registrada para semillas oleaginosas, con una producción de 120,9 millones de toneladas. Se obtuvo el buen resultado, a pesar de los problemas climáticos registrados principalmente en Rio Grande do Sul, con un promedio nacional de productividad más alto que el de la última cosecha.

El reflejo de una buena producción se puede ver en las exportaciones del producto. En el primer semestre de este año, el país exportó 60,3 millones de toneladas de granos, un aumento del 38% en comparación con el mismo período del año pasado.

El aumento en el tipo de cambio del dólar frente al real contribuyó a este número, aumentando la competitividad del producto brasileño en el mercado internacional. La soja y otros productos de agronegocios contribuyeron a un saldo de aproximadamente US $ 36 mil millones en la balanza comercial, alrededor de R $ 190 mil millones.

También se espera que la producción de maíz sea la más alta registrada. Con la cosecha realizada en el 25% de la segunda cosecha de cereales, la expectativa de que Brasil tendrá una producción superior a 100 millones de toneladas