¿Cuánto durará esta crisis?

Nadie duda de que tenemos una crisis importante. Pero ¿cuán importante es? Para responder a esas preguntas, analicemos la situación de hoy y la futura.

Por Alberto Bottai

En la actualidad y como carecemos de otro modo de protegernos, tenemos que permanecer en lo posible, en casa y aislados. Esto y lavarnos las manos es todo lo que podemos hacer. Obviamente esto no es para todas las personas y, sacando el grupo de riesgo por edad o enfermedades preexistentes, todos los ciudadanos pretendemos recobrar nuestro ritmo habitual, pero: ¿realmente podremos hacerlo?

Analicemos el caso de agencias de turismo y hotelería: es claro que, si no existe una vacuna para este grupo de empresas, esta crisis continuará. Solo una vacuna o un sucedáneo para la protección de las personas, como sería un método de detección de la enfermedad que sea rápido y preciso, podrá hacer que turistas vuelvan a abordar un avión. Si, todas las crisis tienen alguna salida y a veces insospechadas, pero hasta que esto ocurra, este sector estará relegado. Es decir que para ellos si la comparamos con una guerra, la guerra continuará.

Estas restricciones al turismo y circulación de personas en general disminuyen sustancialmente el consumo de combustibles afectando a su producción, refinamiento, transporte y venta.

Y el turismo también arrastra a compañías aéreas, navieras y la construcción de aviones y barcos.

Caso similar ocurre con artistas, empresarios y personas en general ligadas al teatro.

También estarán totalmente afectados gimnasios, escuelas de bailes, salones para fiestas y reuniones sociales lo que afectará sin duda la venta de ropa tanto de mujeres como de hombres.

Las industrias de todo tipo, también sentirán la escasez de mercado.

¿Y la gastronomía?Es difícil que, con las restricciones de los protocolos de seguridad, puedan alcanzar un volumen parecido al anterior a la crisis.

Por último, tratemos el trabajo de una inmobiliaria. Pensé erróneamente que era una actividad que estaba casi protegida por la necesidad de las personas de seguir en sus hogares. Lamentablemente me equivoqué: El análisis anterior demostró que todo local dedicado al comercio estará afectado y también el mercado de vivienda, afectado por la disminución del poder adquisitivo de los comerciantes.

Del anterior análisis podemos deducir que:

  1. Tendremos una importante contracción en la economía, que será generalizada para todos los rubros, salvo alguna excepción como por ejemplo telefonía y transmisión de datos e imágenes, actividad potenciada por la reducción de contacto físico.
  2. Este análisis incluye a todas las naciones del mundo por lo que también afectará a nuestra industria ligada a exportaciones que realiza la Argentina.
  3. Esta contracción la notaremos claramente cuando podamos retomar la actividad, es decir que en vez de finalizar cuando se termine la cuarentena en cada caso, ese será el momento donde notaremos el inicio de la contracción.
  4. Como dije anteriormente, toda crisis tiene un final, con soluciones muchas veces insospechadas.