Ventas minoristas en mayo cayeron más de 50 por ciento

En mayo pasado, las ventas cayeron 50,8 por ciento anual, medidas en cantidades, tanto para el comercio electrónico como en locales físicos, según advirtió ayer la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came).

00:00 hs – Lunes 08 de Junio de 2020

En mayo pasado, las ventas cayeron 50,8 por ciento anual, medidas en cantidades, tanto para el comercio electrónico como en locales físicos, según advirtió ayer la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came).

A través de un comunicado, la entidad señaló que «sólo un 12 por ciento de los comercios relevados pudo escapar de las consecuencias de la pandemia y finalizar el mes en alza, mientras que el resto tuvo derrumbes de hasta 100 por ciento».

El relevamiento de la Came se basó en 1.100 comercios de todo el país, de acuerdo a una medición realizada entre el 1º y el 6 de junio.

La entidad también sostuvo: «Hay fuerte preocupación en los negocios por la falta de ventas. La mayoría ya implementó la modalidad electrónica, algunos invirtieron en publicidad en redes, aun así, la salida es poca y no se cubren los gastos fijos. Además, hubo problemas con los proveedores y las entregas no están llegando a tiempo»

El relevamiento reflejó que «los ramos con menos caídas fueron alimentos y bebidas (-14,8 por ciento), farmacias (-12,9 por ciento) y ferreterías, materiales eléctricos y para la construcción (-35,5 por ciento). Y añadió: «Los tres sectores, que fueron esenciales desde el inicio de la cuarentena, cayeron por debajo del promedio».

Paralelamente, los rubros de mayor desplome fueron relojerías, joyerías y bijouterie (-75,6 por ciento), indumentaria (-77,5 por ciento) y mueblerías, decoración y artículos para el hogar (-73,2 por ciento).

La Came puntualizó que «en mayo, nuevamente, hubo mucha disparidad de ventas entre ramos, entre ciudades y entre comercios de un mismo sector según la política seguida frente a la cuarentena».

«Hubo negocios que cerraron al 100 por ciento y no vendieron nada, otros que se abocaron al e-commerce, algunos que abrieron con rangos horarios más largos y otros más cortos. Todo eso fue determinado por las medidas de cada ciudad frente a la pandemia y la presencia o no de casos de coronavirus», añadió la entidad.

La caída del consumo en los rubros mecionados, que concentran una demanda focalizada en lo más urgente o indispensable y liberada de gastos en sectores todavía inactivos o apunto de reabrir con nuevas modalidades, como salidas a comer, indumentaria y calzado o esparcimiento (cine y teatro, entre otros), coincide con evaluaciones preliminares sobre la venta en supermercados durante mayo, que luego de registrar un espejismo de demanda en marzo, por el sobrestockeo al inicio de la cuarentena, vio caer sus ventas en abril y mayo.