Energías renovables: empresas santafesinas del sector piden reactivar el programa Prosumidor

Desde la cámara que agrupa a más de 30 empresas de la provincia expresaron su «preocupación» y plantean que corren riesgo 600 puestos de trabajo. Piden reunirse con Infraestructura y Medio ambiente.

Las empresas santafesinas relacionadas con energías renovables manifiestan su «profunda preocupación por la discontinuidad de las políticas públicas relacionadas con la generación de energía distribuida a partir de fuentes renovables en la provincia, particularmente las concernientes a energía fotovoltaica. Así lo expresan en un comunicado enviado por la Cámara Santafesina de Energía Solar (Cases), que agrupa a más de 30 firmas de todo el territorio después de enviar una carta a los ministerios de Infraestructura, Medio ambiente y cambio climático.

Los empresarios del sector señalaron que desde fin de año buscan reunirse con los funcionarios del área para tratar un nuevo modelo de generación distribuida provincial, que hasta diciembre funcionó uno llamado prosumidor. Hasta ahora, sindican, han sostenido conversaciones informales y están, pero están preocupados por porque la parálisis que atraviesa el sector, por lo que corren riesgo unos 600 puestos de trabajo.

Las alarmas terminaron de activarse en el sector el miércoles «cuando después de muchos pedidos de reunión que nunca nos dieron y nos vienen prometiendo vemos que el encargado del área, Jorge Caminos, dio una charla con la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader) que está en Buenos Aires y nuclea a empresas muy grandes», apuntó uno de los empresarios del sector.

La empresa que maneja Cader es YPF, cuando se integró a una empresa Sustentator. Temen que un nuevo esquema de la mano de grandes empresas saque de la cancha a las pymes de Santa Fe.

El programa Prosumidor se financia solo por la ley provincial 12.692, que se cobra en la factura de EPE a todos los clientes, por la que se recaudan unos 80 millones de pesos anuales, y hoy se están destinando entre 15 y 20 millones en el pago de subsidios. Esto es para una potencia total instalada de 1,4 MW.

Desde Cases están pidiendo a la provincia que abran el cupo para 1 MW más.

«Durante los últimos 18 meses en los que el programa de incentivo funcionó, desde julio 2018 a diciembre 2019, el rubro fotovoltaico en Santa Fe movilizo aproximadamente U$D3.900.000», señala el comunicado de Cases.

«Al tipo de cambio actual representa: $15.000.000 mensuales, de los cuales el componente importado solo representa un 15%. El resto quedo en el mercado interno, sin contar lo que el estado provincial recauda en materia impositiva. Actualmente Santa Fe cuenta con 1,3 MW de potencia fotovoltaica instalada de forma distribuida, para tomar magnitud, esta potencia instalada en los techos de más de 400 santafesinos supera a la potencia de la planta fotovoltaica instalada en la ciudad de San Lorenzo con más 4.400 paneles fotovoltaicos y una potencia final de 1,1 MW», detalla la entidad.

ECOS365