Las reservas hídricas para el cultivo de maíz y soja se encuentran óptimas en Buenos Aires

Las reservas hídricas en los campos bonaerenses para el cultivo de maíz y soja se encuentran entre adecuadas y optimas, informó hoy el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar.

«El panorama general en la provincia es de maíces tempranos en plena cosecha hacia el centro y norte provincial, o llegando a madurez comercial hacia el centro-sur y sudoeste», indicó en su informe semanal el organismo nacional.

Detalló que «en algunas zonas, como el noreste, se interrumpió por algunos días la cosecha debido a eventos de lluvias, aunque este hecho no significó retrasos significativos».

En otras zonas se le está dando prioridad a la cosecha de soja, motivo por el cual también se ve suspendida la cosecha del maíz. Los maíces más tardíos se encuentran fenológicamente finalizando etapas de llenado, y sólo en algunas zonas comenzó la actividad de cosecha de forma incipiente.

En el centro oeste y en el norte provincial las reservas hídricas para el cultivo tardío son entre adecuadas y óptimas, y para el cultivo de siembra temprana las mismas son mayormente adecuadas, a excepción de la porción sudoeste donde son entre regulares y escasas.

Respecto de la soja, se detalló que continúan las labores de cosecha del cultivo de primera en la mayor parte de la franja norte de la provincia, siendo la porción oeste de ese sector la más avanzada dada las buenas condiciones meteorológicas de los últimos días.

En la porción este, en cambio, las últimas lluvias obligaron a suspender las labores.

En el resto de la provincia, la soja de primera se acerca a fin de ciclo, e incluso se realizaron pruebas de cosecha en algunas zonas.

Tanto para el cultivo de primera como para el de segunda, las reservas hídricas son en la mayor parte del área sembrada entre adecuadas y optimas, registrándose excesos en áreas del centro y sudeste provincial.

Telam