Universo Pinturerías, 25 años apostando a la región

La empresa nació de la mano de Daniel Alberto Basgall, quien siempre soñó con tener su propio negocio. En 1994 y, con el apoyo de su esposa Zuni, encararon la apertura del primer local en 1 de Mayo y Suipacha de la ciudad de Santa Fe, hoy la casa central. En este cuarto de siglo la empresa ha crecido y hoy cuenta con 101 empleados y 31 locales. Marcelo y Javier son los hijos de Daniel y Zuni, juntos le dan la continuidad a ese gran sueño.

– Hace 25 años que Universo está presente no solo en Santa Fe, sino en la región, ¿cómo fue transitar e imponerse como marca?

ZB- Fue un desafío que tuvo en su momento Daniel Basgall, mi esposo, la idea de él era tener su propio negocio. Su primer local está, aún hoy, en 1 de Mayo y Suipacha. Hace 25 años que estamos ahí, es la casa central. Gracias a Dios la empresa fue creciendo, fuimos abriendo puntos de ventas, incorporando viajantes, empleados. Cuando comenzamos teníamos un empleado, hoy ya somos 101. La verdad que nos ha ido muy bien. El negocio fue creciendo por sí solo, nosotros arrancamos de cero, sin nada, porque esa era la realidad. Hoy está tan avanzada toda la tecnología que las estanterías ya vienen armadas, en ese momento fueron hechas de madera con un martillo y clavos. Fue grande el desafío, hemos trabajado para hacer crecer el negocio que se fue expandiendo hacia Rosario, Esperanza, Paraná y Reconquista.

– ¿El ser una empresa familiar y local le da un valor agregado dentro de lo que es el rubro?
ZB- Si, por supuesto, para nosotros es importantísimo, por eso decimos que somos la empresa más importante de la región. Nos consideramos, creemos que somos por el crecimiento que tuvo, es una firma que impuso la marca en el mercado.

– La firma se destaca por brindar el mejor asesoramiento a sus clientes. ¿Cree que esto es lo que lo hace permanecer en el tiempo?

ZB- Sí, tenemos mucha gente capacitada, las capacitaciones las hacemos permanentemente, contamos un técnico que visita obras y que está al servicio de la gente. Si un cliente nos pide asesoramiento tenemos el personal capacitado para asesorar o solucionar algún problema, que a veces se puede llegar a presentar. Somos una empresa que permanentemente estamos buscando el crecimiento, pero no solamente el crecimiento económico de abrir sucursales, también capacitamos a nuestros empleados. Nos dedicamos a la capacitación permanente. En eso tratamos de no fallar y tratamos de marca la diferencia de que nuestros propios empleados estén idóneos para día a día brindarle un mejor servicio a los usuarios.

 

– ¿Por qué se dio el cambio de imagen?

M B – En el 2011 hicimos el segundo cambio de imagen que era un modelo, y queríamos romper un poco con el formato normal de pinturería, con lo tradicional que uno estaba acostumbrado a ver. Decimos cambiarle el aspecto a la exhibición de la mercadería y al tipo de local. Ahí aprovechamos para modernizar el logo de la marca. En el 2010 se empezó a trabajar en el cambio de imagen que ya tenía diez años, hubo muchas idas y vueltas, porque tocamos algunos colores institucionales que venían desde el momento uno de la empresa. Y las idas y vueltas pasaban por la manera de pensar de mi papá y manera de pensar mío. Llegamos a un punto entre la idea de uno y de otro, y salió la imagen que hoy nos destaca. La verdad que impacto fuerte, principalmente en la facturación del negocio en el momento que lo hicimos, fue un cambio que marcó, nos consolidó como líderes en la ciudad y en la región, y nos posicionamos en el mercado.

– ¿No solo abarcan hogar y obra, sino que también tienen locales especializados para el rubro automotor?
M.B- En el área automotor tenemos gente especializada, capacitada para eso, no es fácil. Tenes que estar muy preparado para llevar el rubro adelante, por suerte nos va muy bien.

– En Rosario abrieron durante este año, tres sucursales, ¿Qué los motivó?

MB – Rosario, es un mercado superior, y no porque sea diferente, sino por el simple hecho de que son un millón y medio de habitantes. Desde el momento uno que abrimos en el sur provincial os trazamos en toda la empresa, sobre todo en las principales cabezas, la estrategia clara y firme de que es ese mercado en donde tenemos que avanzar de acá a seis años. Cabe aclarar que en todo esto hubo un plan de inversión que fue la apertura de los locales, la inversión publicitaria, los recursos, etc. Y la verdad que en Rosario nos llevamos una muy grata sorpresa porque en cualquier negocio uno cuando proyecta abrir un local siempre contempla unos meses en donde el negocio muy probablemente no genere, y dependiendo del rubro, unos te dicen seis meses, otros un contrato de alquiler, pero nosotros nos llevamos la gran sorpresa de que local que abríamos a los dos meses estaba posicionado y con una buena facturación. Y eso nos hizo, tal vez, trastocar un poco nuestro plan estratégico.