SENASA tiene un nuevo laboratorio vegetal

Se trata de un laboratorio de referencia a nivel mundial, clave para la apertura de mercados internacionales. Demandó una inversión de nueve millones de dólares.

En el corte de cintas estuvieron, entre otros, los directores del laboratorio, el presidente del Senasa Ricardo Negri, el secretario de Agroindustria de la Nación Luis Miguel Etchevehere y el ministro de Agroindustria de Buenos Aires Leonardo Sarquís.

La lucha por controlar al HLB en los cítricos, la detección de carpocapsa en las frutas de pepita, la prevención del ingreso de peste porcina africana al país y las campañas de vacunación antiaftosa en el rodeo bovino tienen un común denominador: todas se apoyan en la capacidad operativa del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), el organismo estatal encargado de garantizar la inocuidad de los alimentos que se producen en la Argentina. Por eso es relevante la inauguración de su nuevo laboratorio vegetal, construido junto al laboratorio de sanidad animal en Martínez, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires, con una inversión de nueve millones de dólares que fueron aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

“Es un día importante para nosotros. Más allá de lo que inauguramos hoy, el laboratorio es central para el Senasa. Es un trabajo que no se ve pero que es fundamental para garantizar la inocuidad de lo que producimos”, dijo el presidente del Senasa Ricardo Negri durante el corte de cintas que se realizó esta mañana. Luego agregó que por el nivel tecnológico y el nivel de capacitación de sus recursos humanos se trata de un laboratorio de referencia internacional, y que aunque no buscan visibilidad, es importante que se conozca su tarea “porque nadie quiere lo que no conoce”.

Hasta ahora, el laboratorio vegetal funcionaba en la sede del Senasa del barrio de San Telmo, a la vuelta del Ministerio de Agroindustria. Allí todavía quedan algunas áreas que serán trasladadas a Martínez en una próxima etapa. Según el funcionario, con los dos laboratorios juntos -sanidad animal y vegetal- “hay un montón de cosas que se potencian”. “Buscamos dar un mejor servicio hacia el mercado interno con un estándar sanitario único, y hacia el mercado externo dando confianza”, dijo Negri.

Justamente en el mercado externo hizo foco el secretario de Agroindustria de la Nación Luis Miguel Etchevehere. “Este laboratorio es un gran orgullo por lo que significa para el proyecto de país. Nos vamos a integrar al mundo, queremos ser supermercado del mundo y el Senasa cumple un rol clave estableciendo protocolos sanitarios para la apertura de los 180 mercados que llevamos abiertos”, dijo.

Las flamantes salas tienen carteles indicadores: micología, cría y germinación, muestras de entomología y acarología… Adentro se ve a los laboratoristas analizando alguna muestra en microscopios, computadoras, cámaras de frío, un invernáculo…

“Trabajamos con todas las producciones que hay en el país y con los productos que entran y salen del país. No nos queda otra que estar presentes en todas las fronteras. Todas las muestras van a los laboratorios del Senasa donde se establece los tratamientos adecuados para el control de plagas y enfermedades, y desde este laboratorio salen los estándares para muchos otros laboratorios que trabajan con nosotros”, explicó el vicepresidente del organismo Guillermo Rossi.