Cámaras y empresas locales se suman a un plan global de equidad

Promueve la igualdad de género a través del sector privado, y el empoderamiento económico y el liderazgo de las mujeres como base para un crecimiento inclusivo y equitativo.


Las empresas con fuerzas de trabajo diversas (que respetan la equidad de género) son 22 por ciento más productivas, tienen 27 por ciento más de rentabilidad y 39 por ciento más de satisfacción del clientes.

Esos son algunos de los muchos indicadores que subraya ONU Mujeres a la hora de asegurar que tender a la participación igualitaria de la mujer en el mundo de los negocios no sólo es un tema de derechos, sino también es negocio.

Con esa lógica, el organismo, junto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea, impulsan en el mundo el programa “Ganar-ganar: la equidad de género es un buen negocio”. El plan promueve la igualdad de género a través del sector privado, y el empoderamiento económico y el liderazgo de las mujeres como base para un crecimiento inclusivo y equitativo.

En el mundo ya suman 2.250 las compañías que firmaron su adhesión al programa, más de 70 en Argentina (entre ellas, Grupo Clarín). Ayer, con el apoyo del Gobierno provincial, Ganar-ganar llegó a Córdoba.

En un acto realizado en el Panal, miembros de nueve entidades empresariales y directivos de seis compañías locales suscribieron compromisos para impulsar el programa y adherir a los principios de empoderamiento de la mujer. Las cámaras de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba, y de Comercio; el Córdoba Technology Cluster, y la Unión Industrial de Córdoba fueron algunas de las firmantes.

Laura Jure, secretaria de Equidad y Promoción del Empleo, y Roberto Avalle, ministro de Industria, suscribieron en nombre de la Provincia. También adhirió el presidente de Bancor, Daniel Tillard.

Verónica Baracat, especialista de ONU Mujeres y coordinadora del programa, expuso cómo funciona.

Desde ahora, la tarea consistirá en enrolar a más empresas y en acompañar a las adherentes en el proceso de “automedirse” en relación con la equidad de género (con una herramienta propia del programa) y, a partir de ese diagnóstico, diseñar un plan de mejora. También habrá capacitaciones.