Ciclotimia celeste y blanca

11 Oct, 2016 ¡Escribe el primer comentario! Visto 2590 veces

(0 votos)

Nadie que viva en Santa Fe, simpatice por el sabalero y haya pisado la cancha a fines de los noventa, olvida al querido por estas tierras Daniel “el Profe” Córdoba. Personaje. Personaje de película. Con declaraciones entre lo desopilante y el acierto.

Por Diego Dumont


Con explicaciones de lo simple a la física nuclear inversa.  Capaz de mover en TV las fichas que representaban a jugadores sobre una cancha hecha tablero, como si se tratara de jugadores de básquet o de una batalla naval, así, en zigzag, en diagonal de ida y vuelta, haciendo círculos, desde el área propia hasta el área rival, ante la mirada incrédula del conductor... y de los televidentes. Pero  coherentemente, el Profe era capaz de llevarlo a la realidad mandando a Samantha Rodríguez Peña, defensor central  prolijo y áspero como inodoro de portland, a jugar de nueve, sí,  de delantero  en pleno  segundo tiempo con el partido cero a cero. No tengo suficiente ingenio literario ni elocuencia para describir la catadura de Samantha ante la orden del Profe... y la de la gente ese día. Pero nobleza obliga, el Profe también será recordado por una de las mejores campañas del sabalero en primera y en la propia Copa Libertadores.
Y hoy pensaba en las idas y vueltas locas de nosotros los argentinos y me acordaba del Profe. Se nos dice extremistas. Y lo somos. Vamos de una punta a otra con nuestra ciclotimia, siempre por el pianito de la pista, nunca por el medio. Quién sabe, a lo mejor resultado de sucesivas corrientes inmigratorias de tanos, españoles y alemanes, se nos alteró algún genoma y a veces se nos da por el orden estricto y a veces por las libertades. Y eso lo llevamos a todos lados. Y como escribo de comercio exterior, tengo que dejar esto acá pero me traigo la metáfora.

Un nuevo mercado de cambios
En menos de un mes, nos bajamos del tren de un estricto sistema de Control de Cambios, para pasar sin parada intermedia al tren de restricciones mínimas, muy cerca de la libertad cambiaria, con cambios en las normas de importaciones y exportaciones, y otras. Por ejemplo:
Por el lado de las inversiones externas se eliminó el encaje obligado del 30% de los depósitos. Se busca facilitar el ingreso de capitales desde el exterior y su egreso. Comunicación A 5850.
Por el lado de las importaciones, se desmanteló el Sistema de Seguimiento de Pago de Importaciones. Se busca facilitar el egreso de capitales hacia el exterior.  Para que me entienda, hace un año para pagar una importación al exterior Usted tenía que ganar un juego de la oca de diez mil participantes. Hoy juega sólo. Le basta una simple declaración jurada para pagar.  Comunicación A 6037.
Por el lado de las exportaciones, los vendedores argentinos tenían de treinta días hasta un año para cobrar lo exportado, pero ahora…1825 días. No metí mal el dedo, son  1825 días!. ¿Sabe lo que puede pasar en 1825 días? Se podrían dar veintidós vueltas al mundo en globo de Julio Verne, y se pueden ver dos mundiales de fútbol o y hasta dos presidentes distintos.  Resolución Min. Producción /Secretaría de Comercio 232-E.
Otras cuestiones como la libre extracción de dinero en el exterior con tarjeta de débito o crédito, el acceso libre al mercado de cambios por personas residentes y no residentes; libertad de las mesas de cambio de los bancos para trabajar más tiempo , etc.
El tiempo dirá los efectos de estas normas sobre la economía en temas clave como ser tasas de interés, inflación, tipo de cambio, crédito. No trazo hipótesis por respeto a mis amigos economistas que la tienen más clara, pero la incidencia es directa.

 

Visto 2590 veces