La región podría llegar a producir 7 millones de toneladas de trigo

La Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario estimó que en este nuevo ciclo de siembra podría unirse mayor hectareaje con mayores rindes


La próxima semana arranca el ciclo triguero 2019/2020 con un previsión de un nuevo récord de siembra de 1,6 millón de hectáreas. La región podría terminar aportando 7 de las 21 millones de toneladas que se proyectan para el país.

El fatídico martes 2 de octubre del 2018 una helada se llevó por delante a los lotes de trigo que tenían la espiga emitida. A pesar de pasar sin agua las etapas críticas y 105 mil hectáreas pérdidas, en gran parte por masivos eventos de granizo, se produjo 4,7 millones de toneladas de trigo.

La siembra fue récord pero los rindes estuvieron lejos de serlo. En los dos ciclos anteriores, los rindes fueron excelentes pero el área cultivada apenas se despegó del millón de hectáreas.

Finalmente, en este nuevo ciclo podría unirse mayor hectareaje con mayores rindes. Con 140 mil hectáreas más que el año pasado, se apunta a una siembra de 1,6 millón de hectáreas.

Aparte, habrá más recursos que el año pasado: la inversión y la tecnología a aplicar serán mayores. El potencial es enorme para el trigo de la región, todo está dado para alcanzar 7 millones toneladas en un ciclo que Argentina proyecta 21 millones.

La siembra arranca con lluvias

Con el pie derecho y con lluvias, arrancara a sembrarse los primeros lotes de trigo. En la semana pasada, entre el jueves y viernes, las lluvias dejaron 15 a 40 mm. En el oeste las lluvias fueron inferiores o nulas.

Hay sectores que necesitan algunos milímetros más para completar el perfil y asegurar las primeras etapas de crecimiento del trigo, como en el extremo sur de Santa Fe. En Teodelina, la mitad de los lotes ya tiene agua suficiente para la siembra, por la presencia de napas que están al metro y medio de la superficie.

Pero donde la napa está más baja, se seguirá de cerca cómo terminan llegando las lluvias de mayo. De todos modos no descartan la siembra. “Se baja la tecnología y se siembra igual. Si luego llueve, se re fertiliza con nitrógeno”, explican los ingenieros que buscan diferentes estrategias para mantener al trigo en la rotación.

La soja cierra una campaña positiva en la región

Quedan algunos lotes aislados de primera y un 10% de los de segunda; en diez días más concluiría la cosecha de soja. La zona más atrasada sigue siendo el norte bonaerense. La calidad obtenida fue muy buena y los últimos lotes han salido secos o hasta con un 15% de humedad.

Los rindes promedios son de 43 qq/ha en soja de primera y 36 qq/ha en la de segunda. La cosecha deja saldada los compromisos de pago de alquileres, insumos y deudas arrastradas de la campaña pasada.

En unos días más finaliza la cosecha de maíz temprano 10% es el que resta por cosechar. Marcos Juárez, que lleva un avance de cosecha del 85%, continúa en el podio de los rindes más altos con valores que trepan a 150 quintales. El noreste bonaerense se quedó esta vez con las últimas posiciones. San Antonio de Areco promedia rindes de 85 qq/ha.