Dulcor compró la fábrica de dulces Orieta y ya suma 9 marcas

Dulcor, la empresa alimentaria de Arroyito que opera ocho establecimientos industriales, adquirió la tradicional fábrica de dulces y mermeladas Orieta, situada en Monte Cristo, en el marco de un acuerdo cuyos alcances no trascendieron.

La adquisición y el cambio de manos operativo de la fábrica fue confirmado a La Voz por fuentes de la firma compradora, las cuales dijeron que el trasvasamiento podría no incluir a su producción de fruta escurrida y de conservas.

Con este cambio de manos, Dulcor, operada por la familia Riba, incluye una novena marca a su portafolio de productos, en el marco de un proceso similar al que utilizó para asumir en otras empresas con dificultades financieras u operativas.

Además de la propia Dulcor, especializada en dulces, con fuerte presencia en los moldeados de batata y membrillo, fabrica y comercializa marcas como Esnaola (dulces), Cormillot (mermeladas light) y Veneziana (panificados).

El grupo también ofrece las marcas Vanoli (encurtidos), Yuspe (especias), Angiord (mermeladas y enlatados) y TCG (alimentos para mascotas).

Con productos e historia

La transferencia incluiría la planta de producción de Monte Cristo, pero podría quedar afuera la línea de frutas escurridas o envasadas en almíbar, donde Orieta también se hizo un nombre y, con el correr de los años, se transformó en un fuerte proveedor del circuito gastronómico, dijeron otras fuentes a nivel industrial.

En total, llegó a tener una cartera de 140 productos diferentes. Aunque no constituye su principal bandera, la marca logró desarrollar un producto diferencial, como lo es la mermelada diet con cero azúcar.

Goy Widmer y Cía SA, el nombre comercial de Orieta, es una tradicional empresa cordobesa creada justamente por dos primos en Avellaneda, provincia de Santa Fe. En 1956 fue mudada a Villa Allende, hasta que en 1980 recaló en Monte Cristo, donde posee una moderna planta industrial. También cuenta con un centro de distribución en Buenos Aires .

Desde el punto de vista comercial, sus ventas se producen en diferentes provincias argentinas y tiene presencia tanto en el segmento de los súper e hipermercados, como en la línea de autoservicios y almacenes de barrio.

Durante muchos años fue conocida también por la exportación de alimentos al mercado latinoamericano y a países como Estados Unidos, Panamá y Francia.

Las negociaciones entre Orieta y Dulcor, comandada por Jorge Riba, se llevaron a cabo en un marco de extrema confidencialidad. Conocida la versión del cambio de manos, y ante la insistencia de La Voz, un vocero de la empresa de Arroyito confirmó la adquisición.

Argentinos dulceros

El consumo de dulces y de mermeladas atraviesa por un momento muy difícil como consecuencia del impacto de la crisis económica. Pero las tendencias del mercado argentino dejan abiertas oportunidades para desarrollar el negocio en el futuro.

Según datos de la consultora Kantar Worldpanel, la demanda per capita anual de estos productos alcanzaba en la Argentina, al menos antes de la crisis, a más de un kilogramo, nivel similar al de Estados Unidos y muy por encima del resto de Latinoamérica. En el segmento social ABC1, la demanda se situaba hasta 2017 en 4,4 kilos por persona.

A fin del año pasado, Kantar indicó que las opciones light en alimentos “ganan participación en el presupuesto de los hogares argentinos y se quedan con el 24,5 por ciento del total gastado en la canasta de consumo masivo”.