Fábricas de maquinaria agrícola a las puertas de una gran cosecha

Soja, maíz y girasol sumarían más de 100 millones de toneladas. La industria sectorial -decisiva en el sur de Santa Fe y Córdoba- pide financiación nacional y espera reactivarse con la recolección de granos.


La industria de la maquinaria agrícola afronta un proceso recesivo por la caída en las ventas, pero el resultado positivo de la importancia que se le otorga a la campaña agrícola 2018-2019 podría remover la actual inercia.
Las miradas están puestas en el otoño, cuando se conozca el balance de la cosecha de granos gruesos que, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires entre soja, maíz y girasol aportarían un récord superior a los 100 millones de toneladas.
Tal es la importancia que se le da a la cosecha que hubo una reunión con todos los sectores involucrados en Agroindustria de la Nación para garantizar una mayor seguridad y una mejor logística en el traslado de los granos.
Según Jorge Freites, del sitio Maquinac “el final del primer trimestre de 2019 puede marcar el repunte en el negocio argentino de la maquinaria agrícola en función de ciertos factores”.
“Si la economía argentina no depara otra sorpresa, para los meses de abril y mayo de 2019 se puede asentar el mercado de maquinarias, con los granos ya recolectados y un tipo de cambio favorable”, dijo.
En tanto, la intención es elevar en los próximos días una alternativa de financiamiento al gobierno a través de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma).
Del otro lado del mostrador, es decir de los productores y contratistas, los compradores, la cosecha será una buena época para aprovechar oportunidades. “Ante la avidez de las fábricas de maquinaria por lograr cash, la flexibilidad en las condiciones de venta presentará la ocasión de equiparse con alta tecnología en condiciones ventajosas”, indicó.
Un índice lo marcará Expoagro 2019, la megamuestra a campo que todos los años, sobre la Ruta 9 a la altura de San Nicolás (Buenos Aires), se convierte en un indicativo de la tendencia respecto de los negocios en el ámbito agropecuario al inicio del año, en marzo.

Leve impacto al empleo
El Ieral, Instituto de la Fundación Mediterránea, con el apoyo de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac), el gobierno de la provincia de Córdoba y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), desarrolla un seguimiento propio del sector de las maquinarias.
A partir del examen de la información recabada por los economistas, Marcos Cohen Arazi y Fernando Kühn, se destaca la profunda caída en el nivel de ventas que se experimentó en 2018 y el menor nivel de utilización de capacidad instalada, que reflejan la fuerte retracción en el sector.
“Sin embargo, aún con dicha merma, 2018 terminó con un mejor desempeño que el año 2015”, señalaron en el estudio. Explicaron que “el impacto leve que esta situación ha implicado en el nivel de empleo en las firmas líderes, hasta el momento, ratifica la importancia del sector como soporte de la ocupación industrial de provincias como Córdoba y Santa Fe y en menor medida Buenos Aires”.
Así ratificaron que “existen expectativas favorables para 2019, asentadas en una posible buena cosecha y una valorización que permitiría un repunte de las ventas de máquinas”.

Entran más dólares genuinos
El Estado recaudaría -en un escenario base- U$S 5.654 millones en concepto de Derechos de Exportación (DEX) asociados a exportaciones de granos o de sus principales derivados industriales. El 80% de este monto es explicado por los envíos de productos del complejo sojero; son unos 1.730 millones de dólares más que en 2018 (+44%).
El especialista cordobés Juan Manuel Garzón de la Fundación Mediterránea sostuvo que “debe recordarse que desde septiembre del año pasado todos los productos que se exportan pagan un impuesto, que es del 28,5% (aproximadamente) en los productos del complejo sojero (salvo biodiésel, que paga 25,5%) y del 10,5% en la mayoría de los restantes productos vinculados al campo”.
Evaluó que “la recaudación de los DEX es en función de volúmenes y precios de exportación” y que “para las arcas del gobierno, que opera en pesos, también importa el nivel del tipo de cambio.
“Incluso en un escenario de rindes 10% por debajo de lo normal y precios 10% por debajo de los actuales, el fisco estaría recaudando más que el año pasado (+ U$S791 millones)”, precisó.
Mientras que “suponiendo un tipo de cambio promedio de 43,3 pesos para 2019 (+26% entre diciembre 2018 y diciembre 2019), la recaudación en pesos de DEX se aproximaría a 244.000 millones en el escenario base, una expansión del 130% interanual”, dijo.
Se trata de una “tasa muy elevada que responde a la combinación de: a) mayor tipo de cambio; b) mayores volúmenes exportados; c) mayor presión tributaria sobre determinados productos (los que hasta agosto 2018 no estaban alcanzados)”, sostuvo.

Las bajas
El mayor declive del nivel de unidades vendidas en los tres primeros meses de 2018, con respecto al tercer trimestre del año 2017 ocurrió en el segmento de cosechadoras, con un derrumbe del 65%. Otro rubro que vio desplomarse sus ventas fue el de tractores con un 54%; luego le siguen con caídas menores, pero de magnitudes igualmente considerables, los implementos y sembradoras, con declives de sus niveles de ventas de 35% y 19%, respectivamente.

El Estado recaudaría -en un escenario base- U$S 5.654 millones en concepto de Derechos de Exportación (DEX) asociados a exportaciones de granos o de sus principales derivados industriales. El 80% de este monto es explicado por los envíos de productos del complejo sojero; son unos 1.730 millones de dólares más que en 2018 (+44%).