La UIA y la construcción no ven signos de freno de la caída de la actividad hasta mitad de año

El Indec reveló el martes pasado que la actividad manufacturera se derrumbó 14,7% en diciembre y la construcción, 20,5%


Los números de actividad de diciembre en el sector industrial y de la construcción cayeron como un baldazo de agua fría entre los empresarios. Las cifras que manejaban eran negativas, pero no de semejante magnitud. Y las perspectivas son poco alentadoras para el año.

Desde la UIA y la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) estiman que durante el primer cuatrimestre del año ambas actividades seguirán en caída y que recién podrían vislumbrarse indicios de recuperación a partir de mayo, pero con más fuerza en el tercer trimestre.

Hace tiempo que digo que no veo una reactivación, me parece muy voluntarista plantear que vamos a salir pronto. Como viene, va a ser muy difícil que empecemos a ver números positivos (Acevedo)
“Quiero ser optimista y no puedo”, enfatizó el presidente de la central industrial, Miguel Acevedo, ante la consulta de Infobae, tras repasar el desplome de 14,7% de la industria en diciembre y de 5% en todo el 2018.

“El número es muy malo, impactante. A nosotros nos estaba dando una contracción de 10 puntos en diciembre. Hace tiempo que digo que no veo una reactivación, me parece muy voluntarista plantear que vamos a salir pronto. Como viene, va a ser muy difícil que empecemos a ver números positivos”, enfatizó el titular de la UIA, recién llegado de sus vacaciones.

También el presidente de Camarco, Julio Crivelli, mostró un panorama negativo para el año, basado fundamentalmente en que los fondos para obra pública se redujeron fuerte este año y que no hay expectativas de repunte en la obra privada por tratarse de un año electoral y porque las altas tasas de interés hoy llaman al inversor a refugiarse allí en lugar de colocar los fondos en proyectos inmobiliarios.

“Nuestro deseo es que el número de diciembre -una contracción de 20,5%- sea el piso, aunque la actividad puede seguir cayendo. Creemos que vamos a llegar al piso a lo largo del primer cuatrimestre”, afirmó Crivelli en diálogo con este medio. Sobre el empleo, el empresario recordó que los últimos datos, de noviembre, muestran una pérdida de 21.000 puestos respecto del mismo mes del 2017 (5% de caída).

Nuestro deseo es que el número de diciembre sea el piso, aunque la actividad puede seguir cayendo. Creemos que vamos a llegar al piso a lo largo del primer cuatrimestre (Crivelli)
Crivelli se mostró confiado en que la actividad económica comience a repuntar a partir del segundo trimestre gracias a la cosecha gruesa y a la recuperación de Brasil, pero sostuvo que ello no impactará en la construcción debido a que “el presupuesto está jugado y el sector privado retrae sus decisiones por las elecciones”.

Para Acevedo, si llega una reactivación en el segundo semestre, será “muy floja”. “El gran problema ahora es que la producción no está creando riqueza, las empresas no están teniendo ganancias”, sostuvo el industrial. Consultado sobre qué percepción tiene el empresariado sobre el Gobierno, Acevedo afirmó que “está decepcionado” porque es el cuarto año de gestión y la situación económica es crítica.

Sobre el tipo de cambio, remarcó que se mantiene en los niveles actuales a fuerza de tener una tasa de interés alta, pero que, de igual manera, ya “se está atrasando con respecto a otras variables”.

Respecto de la posibilidad de incrementar la exportación para paliar la contracción del mercado interno, el industrial del sector aceitero aseguró que “la exportación es algo que se hace a largo plazo y con reglas de juego estables”. “Hoy el que exporta es un exportador ocasional. ¿Quién invierte para incursionar en el mercado exterior cuando te cambian las reglas? Es inadmisible pensar que la industria tenga retenciones”, sostuvo el presidente de la UIA.