“El nivel de resiliencia del empresario argentino es notable”

Víctor Oporto es un reconocido contador público nacional que no solo tiene a cargo una de las firmas más reconocidas en Santa Fe, sino que, además, asesora a otras empresas para que puedan seguir vigentes. Asegura que para el empresario santafesino el año 2019 es un año bisagra.

Hace 28 años que Optilent está presente no solo en Santa Fe, sino en la región, ¿cómo fue transitar e imponerse en el marcado como marca y servicio?

Optilent es un desprendimiento de lo que fue Lutz Ferrando, que fue un poco la madre de las ópticas en Argentina. Tras el devenir de las cosas Lutz Ferrando terminó y la sucursal Santa Fe se transformó en Optilent, que quedó a cargo de mi padre hasta el año 2009/2010 cuando asumo al frente del negocio. Desde ese entonces hemos crecido, estamos presentes con cuatro sucursales en la ciudad de Santa Fe, y otra sucursal en Santo Tome. Contamos con clientes de toda la región, inclusive de provincias vecinas que también nos visitan.  Es un logro importante, nos hemos convertido en una óptica referente porque Optilent es una óptica integral. Contamos con el rubro óptico; la contactología; audiología; instrumento de precisión óptica; visión subnormal, es decir que cubrimos todos los aspectos de lo que es visión y oído. Somos referentes para los clientes, para los profesionales y para los proveedores.

La firma se destaca por brindar el mejor asesoramiento a sus clientes. ¿Cree que esto es lo que lo hace permanecer en el tiempo?

Nosotros trabajamos con los dos de los sentidos importantes del ser humano, el oído y la vista, es por eso que nuestra atención trasciende lo que puede ser moda, porque la moda es importante, trasciende lo que es lo natural, porque le estas ayudando a la persona a ver y a escuchar mejor, y en algunos casos que son realmente graves a recuperar su autonomía. Entonces, la atención tiene que ser de excelencia y esa atención no se limita a meramente mostrar mercadería, hay que asesorarlo, hay que entender la receta del profesional. A veces tenemos que hablar con los profesionales (fonoaudiólogas, otorrinonaringolo y oftalmólogos) para ayudar mejor a los pacientes. En audífonos, por ejemplo, si es necesario vamos hasta la casa del paciente para ver si con el audífono escucha bien los ruidos de su casa (timbre; teléfono; etc.). Con las personas que tienen baja visión también, lo invitamos a que recorra, que vea, que lo pruebe.

Nuestra política es simple, que el cliente se vaya viendo bien y escuchando mejor. Satisfecho con el producto y con ganas de volver a vernos, así de simple es nuestra política.

La tecnología es una herramienta en constante renovación e indispensable en su empresa. ¿Cómo y de qué forma se implementa?

La tecnología la tenemos en la vida y obviamente la óptica y la audiología, no está ajena. La tecnología está en los productos y en el diagnóstico. Los productos como los anteojos, los materiales, ya sea el armazón o el cristal. En lentes de contacto, lo mismo. Y el audífono con el procesador que permite mayor fidelidad. La tecnología llegó a los productos y en los propios instrumentos de medición que nosotros tenemos; no podemos quedar ajenos a ella, cambia día a día.

En lo que es visión apareció en la óptica un “competidor” que es cirugía de ojos, frente a eso podemos decir que la óptica más que competir, se complementa con lo que es la cirugía. Se evolucionó sustancialmente en la calidad de los materiales, el confort visual del cristal. Y la industria incorporó, además, el elemento moda, que es un elemento hasta distintivo de la personalidad. De todas maneras, te puedo decir, que con el devenir de las cirugías no disminuyó la venta; pero sí cambio la forma en que vendemos el anteojo. La moda es importante, el confort visual es muy importante. Debemos agregar que la tecnología tuvo un efecto colateral, la gente usa más pantallas y hay, sobre todo en los países desarrollados, epidemia de miopía. Empiezan a aparecer miopes precoces por el uso abusivo de las pantallas, para eso tenemos filtros de luz azul, que es la que emana de las tablet, las computadoras y celulares y que permite que usando los lentes con el filtro tengas la vista un poco más descansa al final del día.

Hay que tener en cuenta que en el mundo está muy desarrollando el anteojo multifocal que tiene en un solo cristal la fase intermedia, cerca y larga; de forma tal que en la vida diaria cuando vos en un mismo acto tenes que mirar hacia los lejos, a tu celular de cerca y hacia el medio de la persona con la que estás hablando, lo hagas atreves de un solo anteojo. El multifocal lleva un tiempo de acostumbramiento, pero la tendencia mundial es que la gente lo va aceptando cada vez más.

¿Se ve una creciente demanda de clientes pequeños por el uso de las nuevas tecnologías?

Sí, tenemos una demanda creciente de gente joven que está empezando a usar anteojos, y también nos pasa en audífonos, está apareciendo un fenómeno de hipoacusicos precoces por la exposición a los altos. Otro fenómeno, que ya viene de años, es la gente vive más tiempo y demanda mayor calidad de vida, entonces tenemos mucha gente grande en plena actividad social, económica, comercial que necesita audífonos de muy buena calidad para seguir activos. Por suerte, la industria los provee y nosotros tratamos de acompañar ese movimiento con la atención.

 Entre otras actividades; usted asesora a empresas. ¿Lo considera un trabajo o un hobby?

Yo soy contador público, y complemento mis actividades de la óptica con algo que me gusta mucho, que es asesorar a distintas empresas en Santa Fe, Buenos Aires y en Entre Ríos. Me he dedicado junto a mi socio a protocolos de familias, sucesión familiar, planificación estratégica de las empresas. Creemos que la PyME tiene una tasa de supervivencia muy baja. Difícilmente una PyME llegue a una tercera generación, ya le están costando llegar a la segunda. El empresario es cada vez más consiente que algunos de los motivos, o uno de los motivos más importante de mortalidad precoz de la PyME es que no prepara su sucesión. No prepara el quién sigue o el cómo sigue, entonces nos pareció que es importante y estamos trabajando en ese tema en varias empresas, ayudándolos a generar su propio plan sucesión de una forma no traumática.

 ¿Cómo encuentra la situación de las PyMES?

Las PyMES están atravesando un momento realmente grave, yo creo que hay que dimensionarlo, la PyME comercial, industrial y la de servicio está afectada por tres fenómenos concurrentes: la caída abrupta de la demanda, la suba de las tasas de interés y la presión impositiva. Es un combo que para una empresa pequeña es la tormenta perfecta. Se caen las ventas, te aumenta la tasa de intereses y te repercute en la tarjeta de crédito y en el uso del préstamo bancario, y tenes una presión fiscal que no afloja, es muy complicado. La mayoría de estas pequeñas o medianas empresas han postergado o suspendido sus inversiones. No toman empleados, por el contrario, congelan vacantes o despiden personal. Pero uno es optimista por naturaleza y esperamos que en el 2019 tengamos un repunte de la actividad que se está notando en la calle.

 Además de llevar adelante Optilent, usted forma parte del Consejo Directivo de ADE; ¿Cómo ve al sector empresario y como es su relación?

ADE tiene la particularidad y la virtud de ser una cámara trasversal. Nosotros tenemos una muestra muy representativa de lo que es el empresariado santafesino, porque hay servicio, comercio, industrias, mayoristas y minoristas. La problemática, a pesar de la heterogeneidad de los miembros, es común: la falta de crédito, la presión fiscal y la caída de la demanda. Yo soy un convencido que el empresario argentino es un héroe, es un corajudo a prueba de balas, porque si vos tomas cualquier empresa que tenga como la que presido cerca de 30 años, son empresas que han atravesado hiperinflación, inundaciones, cambios de gobierno y crisis del color que busques, y, sin embargo, están. El nivel de resiliencia del empresario argentino es notable. En ADE de alguna manera nos apoyamos mutuamente, compartimos experiencias, a veces exitosas. Además, complementos nuestra actividad con lo educativo, que es muy importante, porque el instituto es muy activo con las carreras y cursos que vamos organizando. Es un lugar útil para el empresario.

 Del Instituto Educativo de ADE muchos jóvenes trabajan en las empresas que lo conforman.

Sí, sí. Nuestros egresados en general tienen una muy buena tasa de ocupación, ya que por estar tan cerca del empresariado, tienen las habilidades, las cualidades y los atributos que las empresas están necesitando. La brecha entre estudio y trabajo, entre la teoría y la práctica, es menor.

 ¿Cómo se ve usted en los próximos años, en lo personal, y cómo ve a la empresa?

Como empresario quiero mantener los valores que hicieron de esta empresa una empresa líder. La buena atención al cliente, la calidad y variedad de productos y la innovación permanente en todo lo que hacemos, eso en lo inmediato. Hacia el futuro espero proyectar, como mi padre hizo conmigo, en la generación que siga esos valores e inculcarles el sentido de la empresa como servicio, no solo como un lucro, sino también como servicio.

La vida intercultural

Me dedique gran parte de mi vida al intercambio internacional de estudiantes. Yo fui estudiante becado de American Field Service que es la organización más grande del mundo en intercambios de estudiantes y bueno fue una experiencia que me transformó la vida. Estuve un año en California, me entusiasme, me afilie a la organización que es sin fines de lucro y llegue a ser presidente mundial de la organización durante siete años, lo me permitió visitar más de 30 países, dar conferencias en muchos de ellos, compenetrarme con el tema educativo intercultural. Es apasionante ver como culturas distintas pueden llevarse bien entre sí, esa es la predica de nuestra organización.

 ¿Cómo vive la relación con los jóvenes de otras culturas?

Lo vivo con placer, nuestra organización American Field Service intercambia entre 13 mil y 15 mil estudiantes por año. Yo tuve la suerte de ser, hasta ahora, el único latino que fue presidente de la entidad que tiene sede central en New York. Hay cambios interesantísimos, profundos, sustanciales y yo creo que nunca fue tan amplia la brecha generacional como lo que tenemos en estos momentos. Creo que uno le enseña a los jóvenes y aprende de los jóvenes, en el año 2014 festejamos los 100 años de la organización y fui invitado especial a la celebración central que se llevó a cabo en Paris y estando en UNESCO, de la cual somos parte, un grupo de jóvenes que habíamos seleccionado hizo un trabajo maravilloso, el que expusieron y nos dejó una frase que me pareció muy relevadora,  dice “a los jóvenes nos ofrecen respuestas de corto plazo, para problemas de largo plazo”,  ese fue el reclamo. Ellos tienen problemas de largo plazo que nosotros no vemos: la crisis del cambio climático, la escasez de recursos, la falta de agua, la discriminación, la falta de medicina, la desigualdad, son de largo plazo y la clase política mundial da respuestas a muy corto plazo, no piensa en el futuro, sino en la próxima elección. Creo que los jóvenes nos dieron una elección de cómo siendo joven podés pensar a largo plazo, cosa que nosotros dejamos de hacer. Ese aprendizaje adulto/joven- joven/adulto es lo que a nosotros permanentemente nos entusiasma. Es apasionante sentar alrededor de una mesa a gente de los cinco continentes, intercambiar experiencias y al final del día ver que, a pesar de las diferencias, las sensaciones son las mismas, las frustraciones y el deseo de ser feliz es universal, es lo que único que nos une, salvo que cada uno lo va encontrando a su manera.

 ————————————————————————————————————————

Para el empresario santafesino el año 2019 es un año bisagra. Considera que el gobierno actual heredo la situación muy complicada y las medidas que tomó no han aliviado esa complicación, en absoluto. Sostiene Oporto que hay un error de diagnóstico, se le está buscando una solución monetaria a un problema estructural. Considera que es interesante que Argentina en este 2019 aproveche la envión que le va a dar el campo, ya que el agro ha demostrado ser el sector más eficiente que tiene el país. Además, que aproveche el apoyo del Fondo Monetario Internacional, pero que también se tome como ejemplo países como Israel, se debería pensar en un acuerdo trasversal profundo que supere las clases políticas y que comprometa a políticas de Estado a largo plazo. Es una situación casi terminal que nos tiene que empujar a cesar con los enfrentamientos y buscar los cuatro o cinco denominadores comunes que como país nos saquen adelante.

El año 2019 es un año electoral, en tal sentido, Oporto señaló “la relación política / economía es intima, es una economía sumamente sensible a los cambios políticos y a los cambios por venir, no se puede desligar una cosa de otra.  Los empresarios van a tener que estar con los cinco sentidos abiertos, porque los cambios van a ser permanentes. La balanza se puede equilibrar para un lado o para otro, puede haber una vuelta de tuerca al populismo o puede haber una profundización de este ajuste.  


La atención tiene que ser de excelencia y esa atención no se limita a meramente mostrar mercadería, hay que asesorarlo, hay que entender la receta del profesional. A veces tenemos que hablar con los profesionales (fonoaudiólogas, otorrinonaringolo y oftalmólogos) para ayudar mejor a los pacientes.  

Me dedique gran parte de mi vida al intercambio internacional de estudiantes. Yo fui estudiante becado de American Field Service que es la organización más grande del mundo en intercambios de estudiantes y bueno fue una experiencia que me transformó la vida.

Las PyMES están atravesando un momento realmente grave, yo creo que hay que dimensionarlo, la PyME comercial, industrial y la de servicio está afectada por tres fenómenos concurrentes: la caída abrupta de la demanda, la suba de las tasas de interés y la presión impositiva.