El trigo cierra su ciclo con inconvenientes

En la recta final del cultivo, se registraron diversas anomalías climáticas que pusieron en jaque al trigo. Por otro lado, continuó sin sobresaltos el proceso de siembra de girasol, maíz de primera, arroz y algodón.

En la recta final del trigo, se registraron diferentes eventos, caídas de granizo, descensos muy marcados de temperaturas (heladas), áreas con mínimas precipitaciones (déficit hídrico) y temperaturas medias a altas, que provocaron daños en varios grados de incidencia, informó el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Las precipitaciones registradas continuaron sosteniendo la condición del cultivo y cubriendo las demandas. El mismo siguió manifestando en un 94 % de lo implantado, estado bueno a muy bueno con muchos lotes en estado excelente, un 6 % en estado bueno a muy levemente regular.

El monitoreo de los lotes continuó reflejando la presencia de la mancha amarilla del trigo (Drechslera tritici-repentis), situación que se mantuvo y no pasó a preocupación. Asímismo, se han realizado aplicaciones preventivas, particularmente en las variedades más susceptibles y de ciclo corto.
Hasta la fecha el estado sanitario del cultivo continuó siendo muy bueno, sin expresión de enfermedades ni de plagas.

Girasol

Finalizó el proceso de siembra en el centro norte de la provincia de Santa Fe, la misma fue de aproximadamente 123.100 ha, representando un incremento de 3,33 % en comparación a la campaña del año anterior, unas 4.100 ha más sembradas.

Desde el inicio hasta la fecha, en que se fue desarrollando el proceso de implantación, las condiciones ambientales fueron normales, óptimas, solo en cortos períodos interrumpidas o alteradas por los eventos climáticos que fueron registrándose.

El cultivo presentó un crecimiento y desarrollo normal, con buena disponibilidad de agua útil en los suelos, tras las nuevas precipitaciones registradas en toda el área, generando muy buenas condiciones en beneficio de los cultivares.

El tema sanidad continuó en general siendo muy bueno, detectándose la presencia de mildiu, con diferentes grados y porcentajes de afectación en distintos lotes siendo de bajo impacto, hasta la fecha.

Maíz de primera

El proceso de siembra mostró un grado de avance del orden de 97 %, representando aproximadamente 87.800 ha, con un adelanto de 4 puntos en comparación a la campaña del año anterior. El mismo fue regulando su ritmo por las condiciones climáticas que se registraron.

Las buenas condiciones ambientales y la disponibilidad de agua útil en la cama de siembra y primeros centímetros del suelo, permitieron una buena germinación y posterior desarrollo con normalidad.

En cuanto al estado sanitario del cultivo se encontró muy bien, sin inconvenientes hasta el momento.
Se estimó una intención de siembra de 90.500 ha aproximadamente, representando un incremento del 16 % en comparación a la superficie sembrada en la campaña anterior, manteniéndose la misma ante los distintos escenarios transcurridos.

Arroz

El proceso de siembra en el área arrocera avanzó a ritmo normal, lográndose hasta la fecha un progreso del orden del 45% sobre lo proyectado, representado 14.400 ha, con un adelanto del 30% en comparación a la campaña del año anterior.

La intención de siembra sería similar a la superficie sembrada en 2017/2018, unas 32.000 ha.
Nuevas precipitaciones registradas, trajeron cierto alivio que beneficiaría la emergencia en los lotes sembrados en primera instancia, porque habían sido sembrados hace 20 días y no habían germinado. Desde el inicio del proceso de siembra solo se llevan 40 mm acumulados de lluvias, lo cual fue escaso para ciertos suelos donde se realizó la siembra.

En forma secuencial se fueron concretando las aplicaciones de preemergentes.
Por otro lado, el productor estuvo esperando el ordenamiento de los precios, con nuevos valores, como ocurrió con los otros granos.