Adiós al papel

La era de la informatización avanza en el sistema tributario argentino. El nuevo gran paso tiene plazo: marzo 2019, fecha en que se prohibirá la emisión de factura papel con la única excepción de los Monotributistas Sociales.

El proceso de despapelización, será gradual y ha comenzado en agosto de este año. El objetivo es quitar el papel a comercios mayoristas y minoristas en pos de ordenar y simplificar la normativa vigente, lograr un mayor control y preparar el escenario para el libro IVA digital.
El mundo electrónico permitirá la emisión de facturas a través de controlador fiscal o de factura electrónica, o ambas en forma conjunta.
En el marco de estas actualizaciones, el Ente Administrador, ha presentado un calendario de avances para asumir la obligación. Los vencimientos ya comenzaron en agosto y se dan mes a mes dependiendo la capacidad contributiva de los sujetos, con lo cual todos quedaran en la nueva modalidad antes del 1 abril de 2019.

¿Qué pasará con los Controladores fiscales actuales?
Los actuales equipos de vieja tecnología, tienen fecha de caducidad y solo podrán realizar recambios de memoria hasta el 31 de marzo de 2019. Frente a esto se deberán reemplazar por controladores de nueva tecnología o facturación electrónica. Hasta la fecha sólo existen 7 controladores fiscales homologados, y sus precios van desde los $30.000 a los $43.000.

Una solución local
Frente a estos nuevos cambios, lo mejor es apoyarse en soluciones que se mantengan actualizadas y brinden asistencia en el cumplimiento fiscal. En este sentido, i2T, empresa local con más de 30 años en el desarrollo y gestión de software, presenta “e tangram”, un desarrollo que brinda una solución integral para gestión diaria de pequeñas y medianas empresas, permitiendo a su vez, el enlace a un catálogo web y sitio de e-commerce.

 

Los actuales equipos de vieja tecnología, tienen fecha de caducidad y solo podrán realizar recambios de memoria hasta el 31 de marzo de 2019.