Por la caída del consumo, fábricas deciden frenar su producción y adelantar vacaciones a sus empleados

Electrolux, General Motors y Metalsur, con plantas ubicadas en la provincia de Santa Fe, adoptaron distintas medidas ante la caída de ventas.La fábrica de heladeras Electrolux, por ejemplo, decidió licenciar a todo el personal de su planta, ubicada en la zona sur de Rosario, durante el mes de octubre, debido a una “acumulación de stock” de unidades producidas. La compañía aclaró que sus más de 1000 empleados continuarán percibiendo sus sueldos. “Para la gente es molesto tener que tomar vacaciones ahora, porque cualquiera prefiere hacerlo cuando sus hijos están en el receso escolar de verano o para las fiestas de fin de año, pero en este escenario de crisis, esto es lo menos malo”, manifestó el abogado del gremio metalúrgico local, Pablo Cerra, en declaraciones al diario La Capital.

En julio pasado, la Unión Obrera Metalúrgica de Rosario y las fábricas de línea blanca, incluida Electrolux, firmaron un convenio para evitar despidos y suspensiones, que incluía una rebaja de aportes sindicales a cambio de mantener los puestos de trabajo.

Otro caso es el de la compañía automotriz General Motors que implementó suspensiones rotativas en su planta de Alvear, también en Santa Fe, luego de cancelar un turno de producción hasta enero de 2019 como consecuencia de la caída de sus ventas a Brasil. En este caso, los empleados suspendidos cobrarán el 70% del salario. El titular de Smata, Marcelo Barros, precisó que la planta pasó de fabricar 33 autos por hora en dos turnos a 15 por hora en un solo turno.

La fábrica Metalsur, del rubro carrocerías, también suspendió en forma rotativa a unos 400 empleados. Y la empresa de acoplados Helvética, ubicada en Cañada de Gómez y otra de las principales empresas de la provincia, con un desplome de más del 80% de sus ventas, acordó la suspensión de los 90 empleados de su planta, a los que pagarán mitad de su salario hasta fin de año.

El ministro de Trabajo santafesino, Julio Genesini, destacó la semana pasada, durante un encuentro entre funcionarios y representantes del sector productivo, que actualmente hay en marca en la provincia 180 procesos preventivos de crisis, que abarcan a unos 15.000 trabajadores. Mientras que un informe de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), reveló que solo dos rubros tenían comportamiento positivo y el resto marcaba negativo en cuanto a crecimiento.