Analistas prevén un futuro con con más sombras que luces

Juan Germano (Isonomía) y Daniel Artana (Fiel) brindaron su visión sobre el presente y futuro ante un colmado auditorio de empresarios. Expectativa entre los hombres de negocios.

Por Juan Chiummiento

A poco más de un año del próximo comicio presidencial, el horizonte para el gobierno nacional encuentra más dudas que certezas. Al menos así lo advirtieron los analistas que participaron del panel de coyuntura en el precoloquio de Idea celebrado esta semana en Rosario.

Juan Germano (director de Isonomía) y Daniel Artana (economista jefe de la consultora Fiel) disertaron ante un nutrido auditorio compuesto por más de 450 empresarios, que escucharon atentamente mientras revisaban a través del celular los últimos movimientos del dólar, que en esa jornada llegó a tocar los 31 pesos.

Más allá de este mensaje, los hombres y mujeres de negocios expresaron que miran el horizonte con expectativa. “Hoy tenemos una situación de calidad institucional superadora que nos inspira confianza en el porvenir, más allá de estas turbulencias de la coyuntura”, explicó a Mirador Provincial Julián García, presidente de Idea Centro (ver aparte).

Algo se quebró
“El paraguas que evitaba que el gobierno se moje comenzó a erosionarse”, sorprendió de entrada Germano, quien mostró en su exposición una serie de números y encuestas para justificar una afirmación que dejó preocupada a la audiencia.
“Desde finales del año pasado creció fuerte la idea que el país está mal.
La idea de que el presente era regular pero el futuro iba a ser mejor se terminó porque el país hoy está mal y el presente es negro”, dijo el consultor, quien mostró que de un año a esta parte aumentó del 31 al 74 por ciento el porcentaje de gente que ve que su situación es peor que hace un año, en tanto que creció del 26 al 44 por ciento la percepción de un futuro pesimista.

A renglón seguido explicó que fueron cuatro los motivos por los que la sociedad eligió a Cambiemos en 2015: obra pública, ganarle a Cristina, confianza en bajar la inflación y un pacto anticorrupción. De estas variables, la del aumento de precios es la que más ruido sigue haciendo en la población (la percepción que la Casa Rosada puede hacerle frente bajó del 70 al 33 por ciento).

Amén de que los números que ostenta el presidente distan de ser los óptimos, lo mismo ocurre para el resto de la dirigencia. Para Germano, el gran problema que tiene hoy la política es que la recorre un alto nivel de desconfianza con una imagen totalmente negativa. “Esto se expresa en que la valoración total de todos los dirigentes políticos pasó de tener un 24 por ciento positivo en 2015 a un 2 por ciento negativo”, dijo, para luego pedir que “la política debe dar respuesta a esto y dejar de sumar complicaciones a la ciudadanía que no le cree como tampoco le cree a la justicia o los sindicatos”.

Tras cartón, el consultor indicó que empieza a verse un crecimiento de los denominamos “ni ni”, es decir quienes no les gusta Cristina ni Macri. “Es un 22 por ciento de personas que perciben enojo en la ex presidenta y frustración o desencanto en el actual. Si esto último se traduce en enojo y eso se mantiene en el tiempo, crece la posibilidad que aparezca un outsider para 2019. Hoy no lo veo posible, pero ante la falta de respuestas puede suceder”, finalizó.

Pasado, presente y futuro
“Lo que está pasando en Argentina no es difícil de explicar. Las cifras indicaban que liderábamos en atraso cambiario, desvío de cuenta corriente, deuda de corto plazo y déficit en la cuenta externa. En la medida en que tuviéramos financiamiento externo barato esto no se notaba. Producto de cambios externos y algunas macanas, el financiamiento dejó de ser abundante. La plata dejó de sobrar y por eso hoy estamos en el cartelero”, arrancó diciendo Artana, quien afirmó que el gobierno “se dejó seducir al endeudarse y no hacer lo que había que hacer”.

En este marco, el economista abogó por una flexibilización del acuerdo con el FMI para lograr el objetivo que considera primordial: bajar el riesgo país y así posibilitar el financiamiento para las empresas a tasas razonables. “Tenemos que buscar usar las reservas netas para cancelar deuda si el gobierno no consigue emitir deuda nueva, porque es importante mostrar la plata para pagar la deuda”, aseguró.

En esta misma línea, explicó que si no se logran créditos accesibles “la economía recesiona más”. En este sentido previó que este año el país caerá en el orden del 1%, al tiempo que la inflación se ubicará “con suerte” en el 32%.

En otro tramo de su exposición, Artana analizó que el presidente Macri no realizó un ajuste, sino que por el contrario hubo inacción fiscal. “Cuando uno ve los números, el déficit fiscal de los últimos dos años es igual al que se heredó. El gobierno se enfocó en recortar subsidios, pero usó ese dinero para reforzar algunas partidas, como por ejemplo para hacer frente a la sentencia de la corte que obligó a devolver lo que se retenía de fondos coparticipables. Lo que se ahorró por un lado se gastó por el otro”, explicó.

Más allá de este panorama con más sombras que luces, el economista dejó una luz de esperanza al decir que “necesitamos que Dios sea un poquito argentino” para que haya una buena cosecha. “Si eso pasa, vamos a haber pasado una crisis suave: no va a ser un buen año, pero habremos sorteado una turbulencia un poco innecesaria”, concluyó.

Preocupados, pero con expectativas
En diálogo con Mirador Provincial, el presidente de Idea Centro -Julián García- trazó un balance sobre el encuentro y pronosticó un porvenir favorable, al menos desde lo que pudo percibir en diálogo con los casi 450 empresarios que se reunieron esta semana en Rosario. No obstante, ello, se refirió a los recientes hechos de corrupción entre hombres de negocios en el marco de la “causa de los cuadernos”, un tema que también fue mencionado en el cierre de la jornada por el titular de Idea a nivel nacional Javier Goñi.

“Estamos todos preocupados con lo que es el hoy, con lo que nos pasa todos los días. Es como cuando hay un familiar enfermo que tiene fiebre y uno va mirando todo tiempo el termómetro, pero todos pensando que hay un cierto camino para tratar de seguir adelante”, afirmó García, al tiempo que lejos de notar desánimo dijo haber visto a sus colegas “preocupados, pero con expectativas”.
Consultado sobre en qué basaban dicho pensamiento, el también director Ejecutivo de Aseguradoras del Interior de la República Argentina (Adira) explicó que “actualmente tenemos una situación política e institucional mucho más cierta y firme de lo que era antes”.

Por último, cuando se le preguntó sobre cómo queda parado la imagen del empresario argentino ante los últimos hechos de corrupción García contestó que “tenemos todos los ciudadanos la esperanza de que la Justicia funcione y que realmente quienes tengan que ser juzgados lo sean”.
La “causa de los cuadernos” se coló en el precoloquio: el mismo titular nacional de Idea Javier Goñi en su mensaje de cierre mencionó el hecho, al que calificó como “muy triste y doloroso”, aunque instó a verlo con esperanza “porque los empresarios no somos todos iguales, por el contrario, la mayoría no forma parte de este tejido mafioso”.

“Es imprescindible que la Justicia desenmascare a todos y separe la paja del trigo. Si queremos construir un país en serio, los culpables tienen que pagar por sus delitos”, concluyó Goñi, gerente general de Ledesma.