El peso fue la única moneda que no cedió ante el dólar y bajó para cerrar a $28,17

En otro día sin intervención del Central en el mercado de futuros, el peso, por ahora, resiste los embates.

Sin la intervención del Banco Central en el mercado de futuros -no lo hizo en ninguno de los dos días de agosto- el dólar bajó 6 centavos a $28,17 en bancos y casas de cambio.

Lo destacado es que fue la única moneda del mundo que no sucumbió frente a la divisa de Estados Unidos. El peso mexicano cayó 0,20%; el real brasileño, 0,23% y el peso chileno 0,50% (es su séptima baja consecutiva). El yuan chino perdió 0,30%. El DXI donde el dólar se compara contra una canasta integrada por las seis monedas más fuertes del mundo, subió 0,57%. La caída del euro, del yen, de la libra, el dólar canadiense, el franco suizo y la corona sueca, fueron notables.

China se prepara para esta guerra comercial, devaluando. Quieren seguir siendo competitivos frente a los aranceles de 25% que Donald Trump le impuso a importaciones por valor de USD 200 mil millones anuales.

Esta guerra comercial, en vez de suavizarse como se esperaba, se volvió más áspera y provocó la suba de la tasa de los bonos de Estados Unidos a 10 años a 3% y revaluó al dólar frente a las demás monedas.

También “volteó” a casi todas las bolsas del mundo incluida la Argentina. Wall Street, que venía en baja se recuperó sobre el final, aunque el Dow Jones, cerró en leve baja. El Nasdaq subió gracias al aumento de 3% de los papeles de Apple, la primera empresa en la historia de Estados Unidos que tiene un valor en bolsa de USD 1 billón.

En la plaza marginal, el “blue” se mantuvo en $ 28,20, por debajo del dólar al público, y casi sin operaciones.

La licitación de dólares del Banco Central reflejó la falta de pesos para hacerse de divisas. El precio de corte fue de $27,6147, cuatro centavos por debajo del miércoles. Como se sabe, ahora el monto que se subasta es de USD 75 millones, contra los habituales 100 millones diarios. La semana próxima, el monto bajara a 50 millones. La decisión del Ministerio de Hacienda se basó en que la plaza está “seca” de pesos y no es necesario vender un monto tan alto de divisas.

El mercado mayorista siguió operando volúmenes reducidos. Los negocios alcanzaron a USD 451 millones, la mitad de lo que se operaba hace pocos meses. La divisa abrió a $27,75, pero la primera operación se concretó a las 11.00 a $ 27,71. El precio alentó a los vendedores que salieron a ofrecer sus tenencias y sobre el final el precio se derrumbó a $27,47, tres centavos por debajo del miércoles.

A pesar de la baja del billete, todos los contratos de futuro cerraron en alza. Fin de agosto vale $28,50 (+0,60%) y fin de año $31,83 (+0,62%).

Las reservas bajaron USD 75 millones a 57.753 millones, porque se perdieron USD 83 millones por la caída del euro, la libra y el oro, activos que integran las reservas internacionales. Además, se pagaron USD 2 millones a Brasil.

El monto de negocios de bonos de la deuda, estuvo en un nivel regular de $ 15.414 millones. El Bonar 2024, el título en dólares de referencia, subió 0,02%; quedó casi neutro.

En el mercado de Lebac, la tasa corta continuó en alza. Aumentó medio punto a 47,50% anual. Las demás quedaron sin cambios.

La Bolsa padeció el mal humor del mundo. El índice Merval bajó 1,72% con negocios elevados por $ 634 millones. Tenaris (-8,05%) y los bancos -Macro perdió 6,08% y Supervielle, 4,31%- fueron los que más incidieron en el cierre negativo del indicador de las acciones líderes.

En Wall Street, los ADR’s argentinos (certificados de acciones que cotizan en dólares), solo dos papeles cerraron con alzas. Galicia (+1,42%) y Despegar (+2,63%). Los demás tuvieron números rojos. Las caídas más notables fueron las de Tenaris (-7,30%) y Banco Macro (-5,22%).

El último día de la semana va a ser intenso. Si bien la Bolsa depende de las noticias del exterior, no faltarán los cazadores de oportunidades. El peso, por ahora, resiste los embates devaluatorios.